BLUE PRIZE ENTRÓ EN EL OLIMPO HÍPICO AL GANAR EL LONGINES BREEDERS' CUP DISTAFF / Don Guima

Blue Prize está en el Olimpo hípico, allí donde sólo entran los Dioses del turf. Cómo una Afrodita, Atenea o Artemisa. Como una Paseana o Bayakoa, Blue Prize reside ya en lo más alto de alto.

Hizo ahora lo que no pudo el año pasado y era vencer a Midnight Bisou en el Longines Breeders' Cup Distaff (G1). Le ganó está vez en Santa Anita Park, lejos de donde entrena a diario y más lejos aún de la Argentina, donde nació en 2013.

Mirar la nómina de las yeguas campeonas del Distaff es buscar que se herice la piel. Lady's Secret, Personal Ensing,
Azeri, Zenyatta, Royal Delta, Beholder, Bayakoa y Paseana, entre otras antes, lograron lo que ahora la hija de Pure Prize.

A Midnight Bisou le cortó su serie invicta este año. Será para ella o para Blue Prize el Eclipse a la mejor yegua de 2019. Los votos hablarán dentro de poco en la hípica de los Estados Unidos.

Fue la mejor potranca de 2016 en nuestro país, ganando el clásico Artigas, siendo segunda en el Campos y en la Polla, para brillar luego en el Selección, siempre al cuidado de Jorge Mayansky Neer. El Ruso es amigo de toda la vida de Nacho Correas, su cuidador de ahora y a quien le debe haber pasado los secretos de la yegua.

Muchos argentinos estallaron en las tribunas de Santa Anita Park cuando Blue Prize avanzó en la recta para no dejarse alcanzar. En Santa Anita y donde estuvieran, porque las carreras de la Breeders' Cup se vieron en directo en todo el mundo, por Internet.
Las imágenes también llegaron a San Isidro, donde se festejó como un mundial.

La yegua argentina tiene el número 98 en el catálogo de ventas de Fasing Tipton, donde figura consignada por Bluegrass Thoroughbred Services, Inc. Agent
por sus actuales dueños de Merriebelle Stables, pero quizá revisen la decisión
de venderla este martes. Y si lo hacen seguro pondrán una base muy alta. ¿Cuánto vale cuánto ofrecen por ella?, diría Antonio Bullrich.

Nachito Pavlovsky vivió la victoria de Blue Prize como si fuera suya; aún lo es desde lo afectivo, como cuando defendía los colores del stud La Manija. Con qué se comparan está clase de victorias se le pregunta: "Como cuando nacieron mis hijos", responde Pavlovsky. ¿En quién se piensa cuando se cruzan estos discos? "En toda la gente de Carampangue y el equipo de Neer", completa Nachito.

No paraba de sonar el celular del criador tras la victoria de Blue Prize. Más de cien mensajes de Whatsapp tuvo que responder en cuestión de minutos.

Pavlovsky participó de la ceremonia de premiación, junto con Ignacio Correas. Fue allí donde el agente Peter Bance dijo ante las cámaras. "Esto es una muestra de la cría Argentina, de su gente, de su agricultura y de todo lo que hacen para producir caballos como este. Ignacio Correas e Ignacio Pavlovsky merecen todo el crédito".

Tony Bullrich, Verónica Quintana, John Fulton, Ezequiel y Coco Valle, Hector Del Piano, Julio Menditeguy, entre otros, integraron la barra que alentó a la yegua argentina que pagó un sport de 19.80.

El Merriebelle Stables, dueños de la campeona Argentina, es una operación relativamente nueva, después de haber entrado en el negocio en 2013 cuando los propietarios John Moores y Charles Noell compraron 30 caballos. El establo ahora tiene bases en Irlanda y está involucrado en carreras en Europa, Australia y Estados Unidos.

 

Un saludo,

Julio Guimaraes