EL HIPÓDROMO DE AZUL VOLVIÓ A DEMOSTRAR QUE SABE ARMAR BUENOS ESPECTÁCULOS / Don Guima

Azul lo hizo de nuevo y Príncipe del Desierto también. El hipódromo bonaerense sabe cómo armar festivales hípicos para disfrute de propios y extraños a las carreras. Y ese saber hacer lo volvió a demostrar el domingo pasado, cuando su predio fue terreno donde se vivió una fiesta.

Lo de Azul es un trabajo día a día, sin estridencias, sin dar pasos en falso. Y eso se nota en los resultados.

Un gran resultado fue el alcanzado también por Príncipe del Desierto, ganador del clásico Bartolomé Ronco, sobre 1800 metros, donde dominó por seis cuerpos a Il Gelatto.

Príncipe del Desierto venía de imponerse en el Clásico Cervantino y sigue viva su ilusión de conquistar Corona Cervantina.

El tordillo hace tres carreras que no pierde. Tiene siete años y una excelente línea de rendimiento.

La reunión estuvo integrada por ocho carreras y se jugaron $ 2.647.988.