Y UN DÍA EL REY PALITO ORTEGA VOLVIÓ AL HIPÓDROMO DE PALERMO / Don Guima

Palito Ortega es de los nuestros. Es burrero de ley aún sin ir a las carreras. No necesita carnet para entrar a la Oficial o a la perrera. La sola mención de que fue el hijo dilecto de Legui le abre todas las puertas.

Palito estuvo este lunes en Palermo para alentar a Ramses O, el potrillo que lleva por nombre el de su séptimo nieto y cuyo 50 porciento de la propiedad se la obsequió Tatino Ibáñez a Luis, el hijo cineasta del cantante.

Palito es de los nuestros. Y lo demostró en cada selfie, abrazo, saludo y aplauso que aceptó y retribuyó durante esa hora y media qué pasó por el Argentino.

Ramses O perdió, pero era lo de menos. El tucumano disfrutó de ir a la redonda como en los viejos tiempos cuando le daba "instrucciones" a Leguisamo sobre cómo conducir algún pingo de su stud.

"Tráigalo de atrás, no se apure, tenga paciencia Maestro. Usted sabe, le decía yo a Legui y él se reía", recordaba Ortega, cuya chaquetilla tenía los colores de River Plate. El blanco y rojo también son los del stud Parque Patricios que usa Ramses O, aunque en su caso aluden a Huracán.

"Se retiró con un caballo mío. Yo guardo todos sus tesoros hípicos porque al morir me nombró heredero de ellos y alguna vez vamos a pensar en exhibirlos en un museo. Hay una fusta de oro y están las sedas con las que ganó su última carrera", dijo.

Palito es de los nuestros. Tiene el corazón contento lleno de alegría Ortega en su regreso a Palermo, un hipódromo que no pisaba hacia añares. Está contento también Tatino, quien fomentó la vuelta del tucumano a las carreras. Le hubiese querido regalar una victoria María Cristina Muñoz, pero será en la próxima.
La entrenadora lo entrevistó para HipódromoTV, Geraldine Cunto manejó la imagen,  Veronica Quintana estuvo en cada detalle, Marcelo Durán lo reporteó  para ESPN,  Heredia para El Derby, Constanza le hizo cien fotos, Bocello le sacó muchas de las mejores. Don Guima le preguntó por su relación con El Pulpo, con Meme, con el tango para una nota que pronto se leerá. Tony Bullrich se quedó sin palabras cuando le dió la bienvenida oficial.
Palito tomó el micrófono pero está vez no cantó. Lo usó para hablarle al público burrero, con el cual se identifica.

Palito es de los nuestros. Es tuyo y es mío. Es de todos. Como lo empieza a ser su hijo Luis, el papá de Ramsés O y quien está trabajando en una peli que ficciona la vida de un jockey y un dueño de caballos de carreras.