LAS MUSEROLAS LATERALES VAN GANANDO ESPACIO / Don Guima

Poco a poco, casi en puntitas de pie, las cheek pieces han ido ganando espacio en la hípica nacional como un recurso extra para ayudar a los caballos a no distraerse mientras dura la carrera.

Consiste en tiras de oveja colocadas a lo largo de las mejillas, con la idea de impedir la visión trasera y lograr mayor comodidad concentración hacia adelante.
Dos de los ganadores en la tarde del viernes en Palermo usaron muserolas laterales y el sábado en San Isidro Ola Ola City, de Firmamento, salió de perdedora llevándolas como parte de su equipo.

Según estadísticas publicadas por el Racing Post, durante un año 3524 caballos participaron con mejilleras y de ellos 308 ganaron, lo que representa un nueve por ciento de los casos.

No se conoce con precisión quien las inventó, pero rápidamente su uso comenzó expandirse. En los hipódromos japoneses es dónde más se las ve.

Bandas nasales, muserolas clásicas o laterales, ligas o tapones para los oídos se convierten, entonces, en todo un arcenal de recursos para intentar ganar en las carreras. Y está bien.