CON LA MEJOR ATROPELLADA DEL AÑO, DON PALCO SE DIÓ A CONOCER EN LOS CLÁSICOS / Don Guima

La mejor atropellada de 2019 ensayó Don Palco para poder ganar el clásico Ensayo (G3) y ponerse en el grupo de los potrillos mejores considerados. Metió la atropellada de su vida el caballo que venía juntando gorras en el fondo, sin actitud competitiva.

Don Palco era un ganador de una en seis antes de ir a las gateras del Ensayo y tenía un décimo puesto en las 2000 Guineas, a siete cuerpos de Imperador y Lauda Air corriendo, entonces, más comprometido con el espectáculo; tan así que ese día se insinuó por los 300.

Ahora fue distinto. No asumió riesgos hasta entrar en la recta. Corrió más de 1200 metros donde el diablo perdió el poncho y cuando Fabricio Barroso le pidió el esfuerzo, descontó los cerca de quince cuerpos que le llevaban Imperador y Lauda Air, dos caballos contra los que venía de perder en su carrera anterior.

Don Palco es hijo de Orpen y Doña Pampa, que como su abuela materna tampoco tuvo campaña de pistas. Es criado en San Benito, que por segunda vez ganó el clásico Ensayo con sus colores, tras aquella victoria de Don Incauto.