Fotos @HipodromoTv

EN UN FINAL ÉPICO, EMOTION ORPEN MANTUVO A RAYA A DANCING AGAIN Y GANÓ EL CLÁSICO PERÚ / Don Guima

 

Es un gladiador de las pistas. Un obrero. Un orfebre. Esta hecho para la épica. Para ganar o perder peleando, dejando todo en las pistas.

Emotion Orpen es el mejor caballo de Firmamento en entrenamiento y uno de los tres o cuatro mejores del país. En ese grupo entran Dandy del Barrio y Alampur, que le ganaron chico en las Estrellas y el República; el otro bueno es Dancing Again, al que venció por el pescuezo en el clásico Perú (G2), hace pocas horas en Palermo.


Emotion Orpen corre para Firmamento porque es tuerto del ojo derecho. Sin ese problema hubiese ido a remate y estaría corriendo para otro dueño. El turf está lleno de historias parecidas, donde como en el teatro se mezcla drama y comedia.

También estaría casi descartado para correr en hipódromos donde se galopa a la mano derecha, como en Ascot, pero en Argentina se las arregla bien. Más que bien.

Es el veterinario Coco Valle quien le pone números ala lesión del caballo. Del ojo derecho, “ve 40 por ciento”, dice.


Su victoria sobre Dancing Again fue a lo titán. Su rival lo atacó pegado a los palos, por su ojo sano, y podría decirse que lo vio venir. Y se le plantó, para no dejarlo avanzar más allá de su paleta.

El flamante cónsul de Perú, César Talavera, presente para la ocasión en Palermo, acababa de ser testigo de una batalla entre colosos, de una carrera conmovedora. Habrá regresado a la embajada pensando en volver a Palermo pronto. Y mire cómo son las cosas. Casi a la misma hora, Martín Vizcarra, el presidente de Perú, visitaba el hipódromo de Monterrico, donde se resolvió el clásico Independencia.


Francisco Leandro Fernández Gonçalves se inspira en los finales apretados. Tiene números que impresionan. Sólo este año lleva ganadas 234 carreras y todavía le faltan cinco meses para terminarlo. Cruzó adelante en 12 clásicos. Sus montados han ganado más de 62 millones de pesos. Con Emotion Orpen hizo un trabajo de colección.

Dancing Again perdió porque se encontró con un adversario de su categoría. Fue pescuezo en contra. La revancha será de esas carreras por las cuales cualquiera pagaría feliz una entrada para verla.

En tercero quedó Top One Scap, amagando con ser ganador en algún tramo de la recta. El caballo de los hermanos Guerrieri tiene dos clavos. Lo operó en Indio Espinoza. En el reparto de clásicos, le tocará alguno. Es fija.