PASARÁ 11 AÑOS SUSPENDIDO POR EL DOPING DE UN CABALLO / Don Guima

San Isidro condenó a cumplir 134 meses afuera de las carreras al preparador Domingo Verón, por el múltiple dóping de su caballo Lionel Hutz, clasificado segundo en una de las competencias de marzo pasado.

La pena es la mayor aplicada por el hipódromo del Jockey Club a un cuidador por usar sustancias no permitidas y equivale a poco más de once años.

El caballo fue suspendido por cuatro, con lo que virtualmente su campaña está acabada en los hipódromos oficiales.

Trascendió que fueron seis las drogas encontradas: niketamina, cafeína, clembuterol, flunexin, dexametasona y  fenilbutasona.

San Isidro también suspendió por 52 meses a Osvaldo Verano (Super Juan Tag), por 3 años a Jorge Lertora (Die Another Day), también por 3 años a Miguel Hugo Pérez (A Celebration) y por uno a Ricardo Ioselli ( First Gold), todos por tratamientos prohibidos.

En el caso del uruguayo Pérez, este trato de impugnar el resultado del primer análisis argumentando vicios en los procedimientos, inclusive ofreció un mes más tarde de la carrera volver a tomar muestras de su caballo para ser analizadas, a lo que San Isidro interpretó como improcedente. La sustancia encontrada fue stanozolol, el mismo anabólico que le costó la victoria a Don Inc en el Latinoamericano.


Se ha dicho una y mil veces. las infracciones a la ley de dopaje no hacen más que atentar contra la credibilidad de deporte del que dependen infinidad de familias.
Cada uno que quiebra esas normas de comportamiento no hacen más que socabar la integridad del Turf. Por negligencia o buscar ventajas antideportivas dañan a la industria. También hacen el campo orégano para los medios amarillistas que sólo buscan titulares sensacionalistas.

La lucha contra el doping debe abarcar todos los frentes; limpiar al padrón de cuidadores de testaferros y pantallas será una manera de complicarle la tarea a quienes trabajan para el enemigo.