¿CUÁNTO SE RESENTIRÁN LOS DEPORTES CON LA SALIDA DE SUS PRINCIPALES ÍDOLOS? / Don Guima

Pablo Falero anunció que ya no habrá más Carreras de las Estrellas para él. De su declaración se desprende
que le queda también dos Pollas, un Selección, un Nacional y un Carlos Pellegrini por correr. Pablo podría retirarse hoy mismo y tendría la vida resuelta, pero como a Messi la ilusión de nuevos triunfos lo siguen alimentando. El futuro lo tiene ligado a los caballos, pero como entrenador. Mientras tanto sigue ganando, como en la segunda de este sábado en San Isidro, donde venció por media cabeza en una carrera de 5 y 6 años perdedores.


Grandes jockeys de por aquí no brillado cuando colgaron la gusta para dedicarse a la cuida. Valdi y el Topo, aunque consiguieron algunas victorias promisorias, no tuvieron continuidad en los éxitos ni grandes apoyos.

Falero tendrá el respaldo del stud haras Vacación, formando un nuevo equipo, lo que no es poco para cualquier inicio.

¿Será Pablo un entrenador que prefiera las yeguas por sobre los machos? ¿Se especializará en sprinters o fondistas? ¿Cuál es el fenotipo de caballo que le agradará a la hora de descubrir cracks en los remates? ¿Y su jockey predilecto para darle montas?

Cientos de preguntas por el estilo asaltan al cronista cuando piensa en el próximo cambio de profesión del más célebre de los jockeys de Argentina.
Las respuestas vendrán a su tiempo, de la boca de Falero o de los hechos comprobados.

Falero es autodidacta en lo suyo. Se formó a si mismo. No tuvo espejos donde mirarse. Tampoco forjó discípulos. No es jockey de levantar el pulgar derecho porque le sobran los dedos.
Alguna vez le pregunté cómo Falero le correría en contra a Falero. "Sin respetarlo tanto", me dijo. Develó entonces que sus colegas no se le animaban demasiado en la cancha.

Físicamente, Falero sufre el paso del tiempo. Le duele el brazo de usar la fusta. Su postura dejó de ser ortodoxa. Tiene ya la forma de apilarse de los europeos. Pero lo suyo no es fuerza. Parte del secreto pasa por su inteligencia para moverse en la pista. Hay quienes dicen que en carrera Falero siempre ve 200 metros más adelante.

Federer también está jugando sus últimos Grand. Slam de su vida tenística. Cada torneo que juega puede ser el último. Este domingo luchará con Djokovic en la final de Wimbledon.
El tenis como el turf y el futbol seguirán adelante cuando el suizo y el uruguayo y el argentino dejen la raqueta, la fusta y la número 5. . No sé si cada deporte será igual sin ellos. Simplemente no me lo imagino.

 

 

Un saludo,

Julio Guimaraes