FALERO SE DESPIDIÓ DE LAS ESTRELLAS CON UN TRIUNFO NORIEGA DIJO QUE NO AHORRÓ FUSTA PARA GANAR EL CLASSIC / Don Guima

Las Carreras de las Estrellas podrían cambiar su nombre por el de las carreras de las historias, pues detrás de cada participante hubo muchas anécdotas para contar.

Es la historia de Dandy del Barrio, un caballo que ganó el Classic (Gr.1) a lo guapo sin serlo.

Es el cuento de La Renoleta, que pasó por un quirófano antes de debutar y fue vendida a dueños que volvieron a venderla para que otros colores la vieran triunfar en el Distaff (Gr.1). En ella se encierran historias de segundas manos.

Es la vida del colorado Suárez y María Fernanda, dos cuidadores en uno y la pareja más feliz del mundo luego de los triunfos de Calzoneti en el Sprint Junior (Gr.3) y de Expressive Smart en el Mile (Gr.1) para regalarle un doblete histórico al stud El Clan de Corrientes.

Es el relato de otro doblete: el de Dany Etchechoury, coronando los campeonatos de dos años con la potranca Joy Epífora y el brasileño Ivar. Aquella, superando un doble control antidoping precompetitivo, y el potrillo ganándose el título de figura super estelar.

Es la de Pablo Falero y Elogiado, primeros por segundo año consecutivo en el Sprint para alegría eterna de Mónica López y Marquitos.

Son las historias de los que perdieron y cuyos no triunfos también servirán para alargar charlas de café, explicando porqué cayeron y renovando ilusiones de un triunfo en la próxima.

Dandy del Barrio es el caballo de un afortunado. Julio Biancardi disfrutó en calidad de socio de Sixties Song, de Il Mercato y ahora del que cruzó adelante en el Classic con sus colores

Dandy del Barrio es marca La Pasión; es un hijo -o el mejor hijo en las pistas - de Violence, que dió un G1 en su primera producción.
Venció a lo guapo por media cabeza a Emotion Orpen sin ser caballo de sacar pecho. Es potrilo de arrugar en la cancha cuando le ponen otro a la par, como dijo Juan Saldivia en conferencia de prensa. Por eso hicieron el ensayo de correrlo de punta, cuidándolo de las sombras con Chupino manejando el ritmo y midiendo las atropelladas ajenas.

"Cuando el de Firmamento me pasó y se me fue un poquito pensé que me ganaba bien, pero vi que torció la cabeza, el mío cambió de mano y me encarnicé con la fusta”, dijo el jockey.

"En el sorteo de partidores queríamos un lugar de los de adentro para salir rápido adelante, pero no conseguimos nada mejor que el doce", cuenta Juan Saldivia.

Emotion Orpen volvió a perder un G1 por la nada misma. Si vale de consuelo, se puede decir que se tomó revancha de Alampur, su verdugo en el República. Después de un primer puesto no hay nada mejor que un segundo. Dos segundos a cabeza o menos en sendos G1 suman, pero no se festejan. Alampur, tercero, perdió la carrera pero no su concepto de caballo calificado.

Joy Epífora volvió a mostrar lo que vale y en nueva versión de si misma: la de una potranca capaz de responder a los controles sin desbocarse.
Corrió de atrás en el Juvenile Fillie (Gr.1) y se fue para adelante sólo cuando era necesario. Peleando, le ganó a Evincing, otra vez.

Si se queda en el país Ivar será el caballo llena hipódromos que se anda buscando. Es un distinto. Hace pasar papelones a los buenos potrillos nacionales. Galopa sacando las manos como si fueran jabalinas. Se estira como elástico, largo y rápido. Made in Brazil, Ivar es de lo mejor de los últimos tiempos. Crack a la enésima potencia.

El Distaff fue para una yegua que marcha invicta. La Renoleta quizó ser avestruz y un día comió lo que no debía. Dicen que algo de plástico le causo una obstrucción. Era de Juan Antonio. La operaron y la vendieron sin debutar. En otras manos ganó tres al hilo y volvieron a cambiarla por plata. Sus nuevos y últimos propietarios ahora tienen la yegua imbatible y una copa.

Expressive Smart, criado en Firmamento, ganó de punta a punta el gran premio de los 1600 metros. Es velocista recalculado. Un sprinter convertido en millero gracias a la sapiencia del colorado Suárez y esposa. Expressive Smart le ha corrido de igual a igual a Elogiado en la recta. ¿Podría Elogiado tenderse? Alguna vez Falero le dijo a este cronista que el caballo llegaría bien a distancias más largas. ¿Sucederá o se quedará en su zona de confort? ¿ Irá por un tercer Sprint el año que viene para igualar a Wally?

A Falero se lo vio muy emocionado tras la victoria. Consiguió el triunfo número 25 en las pruebas de la Fear  y parece que se planta. "Siempre es muy lindo ganar una carrera de las Estrellas. Para mí tiene un sabor muy especial. Pienso que fue la última Estrella que corrí",dice Pablo.
Falero ha sido "jockey fundador" de la serie. Estuvo desde el comienzo.  La versión del año que viene probablemente se hará con el jockey récord mirando de la tribuna.

 

 

 

Un saludo,

Julio Guimaraes