LA PRIMERA JOCKETA MUERTA EN EL EJERCICIO DE SU PROFESIÓN EN PALERMO/ Don Guima

LPMQLM...   déjenme por una vez en la vida iniciar  una crónica de manera tan vulgar. Seguramente que la muerte de María también te golpeó a vos. Entonces entenderás la razón del tan poco ortodoxo comienzo.

El Turf está de luto. Los Paganelli más. Perdieron a una hija. A una mamá. Sus verdaderas amigas la lloran. El burrero también. Ellos se juegan la plata en las carreras. Ella se jugó la vida. Y la perdió.

Seguro que a vos también te pega en la línea de flotación saber cuándo un jockey se accidenta. Y si se mata, peor.  Si encima es mujer te querés morir con ella.

María era de las nuestras. Militaba en tu equipo. Tal vez una tarde la acertaste con un ganador. El "Paganelli vieja nomás" se escuchó muchas veces del Paddock a la Popular.

 María tenía 43 años y mil sueños. El más grande ver crecer feliz asu  hija. María dejó a una pequeña y a un padre enfermo, de cáncer.

Hoy me acuerdo de Karina Rachid, fallecida en La Plata luego de participar de una triple rodada en La Plata en julio de 2000; de Lorena Torres, que la pasó muy mal en un accidente y aunque con secuelas sigue entre nosotros.  De Pepe Reynoso, que fue una planta durante largo tiempo. O Iraztorza, otro que se pegó un palo enorme y murió. O de Jorge Palacios.

Ahora vendrán los homenajes. Las condolencias. Hablaba con el Chango Abregú a horas del deceso y coincidimos en la pasión que hay que sentir para subirse a un caballo, casi agachado, a más de 60 km por hora. Hay que ser medio loco para meterse a jockey.

Llegará el tiempo de los seguros. De replantearse cuánto vale la vida de un jockey para las aseguradoras. De hablar de la sanidad de los caballos para minimizar accidentes. De pensar si esta clase de fatalidades apresuran las decisiones de colgar la fusta por parte de otros jinetes con campañas ya completas. Vendrán días de brazaletes negros y de recordar con cariño a María.

En las últimas semanas rodaron varios pilotos en Palermo, San Isidro y La Plata, con lesiones de distinta gravedad. La parca eligió a Paganelli. Déjenme cerrar esta nota con siglas más cálidas que las del comienzo. QEPD

 

También te puede interezar Rodada mortal

Un saludo,

Julio Guimaraes