DÓPING EN LAS CARRERAS. HABRÍA QUE SEGUIR EL EJEMPLO DE SINGAPUR O JAPÓN / Don Guima

Uruguay redobla la apuesta. Desde julio, las muestras de todas las carreras de la carta  clásica de Maroñas irán a Francia para ser analizadas por el laboratorio certificado. Y en poco tiempo más, dice Javier Cha, director de Casinos,  se anunciarán más medidas para eliminar el uso de sustancias indebidas.

 

Por otra lado, ya se sabe que la Fundación Equina Argentina se hará cargo del test antidoping pre competitivo para todos los caballos inscriptos en los Grupo 1 que organiza. Fear no quiere malas noticias para cuando los análisis oficiales regresen desde el Laboratoire des Courses Hippiques. Dicho sea de paso, las Estrellas se harán el 29 de junio, en Palermo.

El tema doping ya es cosa de todos los días. Ahora, La Plata suspendió por un año y medio a Luis Omar Almirón y por un año a  Luis Carlos Bazán y Ariel Murillo, responsables de hacer correr a Paxi, Becky Boop y Capiferro, respectivamente, tratados con clembuterol (broncodilatador).  Además, por Teofilina en Juan Inca suspendieron por un año a Roque Angioletti.

Argentina  marca récords en materia de infracciones a las normas de sustancias no admitidas en las carreras de caballos.

Sólo en 2015, al cabo de 5568 carreras y con 12.147 muestras analizadas, se detectaron 129 positivos. Y el año pasado la cifra superó los 150.

Se dice que en todos lados se cuecen habas, pero el dicho es cierto a medias.

En aquella temporada de 2015, Australia, con tres veces más carreras que la Argentina, tuvo 87 muestras informadas y Japón apenas dos positivos, la mitad que en Singapur. Sana envidia.

 Los números aparecen en un informe de la Federación Internacional de Autoridades Hípicas llamado “2015 Reporte de Sustancias Prohibidas”, compilado por el Racing Medication and Testing Consortium y supervisado por el Advisory Council on Equine Prohibited Substances and Practices de IFHA.

Palermo, mientras tanto, tiene cinco casos de caballos que corrieron en sus Grupo 1 del 1 de Mayo informados por el laboratorio francés, además de uno de la entrenadora Viviana Vega estudiado por el Cenard.