EN EL MEJOR FINAL DEL AÑO, RANFAÑOSO GANÓ POR CABEZA, HOCICO Y CABEZA / Don Guima

En final de cabeza, hocico y cabeza, Ranfañoso ganó el clásico Miguel Anasagasti en los 1400 metros de San Isidro. A 50 metros del disco, el triunfo era una moneda en el aire que podría caer también para el lado de Urban Cat, Capo Beach o Most Gero.

Fue una carrera emocionante desde la largada al disco y también en la entrega de premios, con Emmanuel Caroprese mirando al cielo, allí donde vive Adrián.
Ranfañoso salió de perdedor en San Isidro sobre Boecio; luego fue segundo en el Chevalier (Gr.1), cayendo ante el mismo rival; enseguida cruzó quinto en el Criterium y ahora ganó su primer Listado. Todo de febrero a junio.
Ranfañoso es caballo del césped; de los que van para adelante.