LA TIMBA DE LAS APUESTAS ON LINE NO ES GENERADORA DE PUESTOS DE TRABAJO / Don Guima

 

En el inicio de los tiempos eran quinielas y carreras. Vino después el Prode y más tarde las raspaditas, los bingos con cartones y las tragamonedas. Las casas donde se cantaba ¡Bingo..! o !Línea! se extinguieron hace un par de años. El Prode y las raspaditas también son recuerdos. La industria de las carreras de caballos perdura a duras penas porque se les da una astilla de las ganancias que dejan los slots. Lo consiguieron haciendo lobby o sacando las gateras a la calle hace casi veinte años.


¿Qué le pasará al turf el día en que las tragamonedas dejen de estar de moda? Con la llegada de las apuestas on line no habrá que esperar mucho para tener las respuestas.

Hay quienes dicen que este nuevo negocio que promete aportar al Estado entre 300 y 500 millones de pesos anuales en concepto de impuestos se lo llevará todo puesto. El Turf y los casinos podrán estar entre sus víctimas iniciales.

A la hípica no se le permitirá manejar su propio negocio on line. Lo viene pidiendo desde hace años. En cada ley del Turf que se redacta para ser aprobada hay un artículo referido a la posibilidad de tomar jugadas por todos los medios disponibles. El on line es uno. Pero no. Ni en Capital Federal ni en la provincia de Buenos Aires podrá hacerlo y sólo recibiría una dádiva de las empresas licenciatarias si las carreras aparecen en sus parrillas de juegos.

Sectores de la oposición al Gobierno ya reaccionaron en contra del visto bueno a las apuestas deportivas via tabletas, compus o celulares y se escuchó decir que actores de la hípica, bingos y casinos saldrán a hacerse escuchar. Cómo cuando Vidal quiso retirarle fondos a la industria, otra vez una espada de Damocles pensa sobre el sector.

Buscarán hacer ruido para instalar en la sociedad su preocupación, lindante con el miedo, por un tema que definitivamente irá en contra de sus fuentes laborales. El Turf tiene su base de sustentación en las apuestas y si las apuestas se van del Turf, el Turf se muere. Así de clarito.

Veinte años atrás, los gremios de la hñipica llevaron las gateras a la calle Santiago del Estero, frente a la Lotería Nacional, y cortaron la Avenida del Libertador para hacer visibles sus reclamos. Probablemente, vengan tiempos parecidos.

Un saludo,

Julio Guimaraes