SIN PRECEDENTES. EL DERBY DE KENTUCKY QUE TERMINÓ EN POLÉMICA / Don Guima

Más de 4600 comentarios a un twit publicado por la cuenta oficial del Kentucky Derby, donde se intenta explicar el motivo por el cual se distanció a Maximum Security, sirvieron para exponer la variedad de criterios con que el público interpreta la regla que pena las interferencias en carreras.

 

"Que el ganador en la pista ganaba igua", que "los perjudicados estaban vencidos", que "la fricción en carrera pudo redundar en un accidente", que "el estorbo se pudo pagar con una suspensión al jinete como máxima condena", que "un jockey no consagrado se encuentra en una posición de debilidad antes los jueces", que la mar en coche.

Lo que pasó este sábado en Churchill Downs pasa todas las semanas en todos los hipódromos del mundo. Pero ocurre que ahora pasó nada menos que en la carrera más importante de los Estados Unidos y entonces todo se magnifica.

Los jueces se tomaron 20 minutos para analizar la situación sólo porque se trataba de la primera gema de la Triple Corona. Un día cualquiera hubieran resuelto el incidente en un abrir y cerrar de ojos

20 minutos para juzgar un incidente ocurrido en "los dos minutos más importantes del deporte", como se lo conoce al Kentucky Derby, es un siglo.

 Acaso, haya que sacar partido de una situación de esta clase para hacer de la crisis una oportunidad. Oportunidad de revisar las reglas del juego. 

Desde hace tiempo la Federación Internacional de Autoridades Hípicas propone armonización de códigos para que los criterios sean uniformes tanto cuando haya que graduar penas por casos de dópings o de distanciamientos.

Básicamente existen dos reglas.  "Un caballo será distanciado si interfiere con otro y / o hace algo para que ese otro caballo termine más atrás de lo que hubiera ocurrido sin el incidente". Esta es la clase de faul que se cobra en EE. UU y Canadá. 

El otro temperamento, propuesto por la IFHA, dice que un caballo sólo se distanciará si el caballo al que molestó hubiera terminado por delante del caballo infractor sin incidente de por medio". Y eso no fue lo que sucedió en el Derby.

"En ningún lugar del mundo, salvo en EE. UU y Canadá, hubieran distanciado a Maximum Security". dijo Bill Finley en su editorial dominical del TDN.

Para Gary West, el dueño de Maximum Security, el fallo fue un robo. "Creo que esta es la descalificación más atroz en la historia de las carreras de caballos, y no sólo porque es nuestro caballo". Hay quienes ya consideran que los dueños de Maximum Security podrían apelar la decisión de los jueces. Pero no todos piensan igual.

“Correr siempre al filo del reglamento trae consecuencias, más todavía si se pone en riesgo el accionar de tus compañeros. Eso es algo que merece una sanción, sin opción a queja. El video no admite dudas del estorbo, ni de la secuencia de problemas que les sucedieron a tres caballos más como producto de ello. No es justo, claro, que Country House se haya quedado con la victoria, pero tampoco hubiera sido justo que un accidente –que gracias a Dios no se produjo– hubiera empañado la mejor carrera hípica del mundo y que era vista por millones de personas. Si me dan a elegir entre despertar una polémica por distanciar a un infractor o ver una rodada, elijo sin dudar por la primera opción", escribió el periodista peruano Néstor Obregón en una nota titulada “El "polémico" fallo que yo sí respaldo”, publicada en Perú Hípico.

Y sigue: “Yo no voy a decir que hubo robo. Un equipo de árbitros decidió escuchar las quejas de los jinetes perjudicados, revisar las veces que fueron necesarias los videos respectivos y acordar sancionar el faul. No le veo ningún atentado hacia el espectáculo ni hacia el público aficionado. Es la decisión coherente de quienes no pretendían avalar un accionar temerario ni un choque descalificador. Y eso, yo lo respaldo”. 

Para Antonio Bullrich, el presidente de la comisión  de Palermo, "la interpretación de los comisarios fue que hubo molestia y alteró el resultado por lo que se deduce que actuaron bajo el estricto Reglamento General de Carreras de Kentucky. Interpretaron eso y los respeto. Pero yo siendo comisario no lo hubiera bajado ya que las últimas recomendaciones del Comité Técnico Internacional de la IFHA recomienda que si el resultado no varía se debe sancionar al jockey y dejar el resultado tal cual fue en la pista. Yo no le hubiera sacado la carrera. Fríamente analizado y con el reglamento en la mano, ellos operaron bien. No me hubiera gustado estar en su lugar”.

Don Guima también requirió la opinión de Pablo Falero. “La molestia existió pero no cambiaba el resultado; parece que el caballo se asusta de algo”, dijo. Y Lito García apunto lo suyo. “Muy finito. Yo no distancio”.

Alberto Stein, dueño del haras La Leyenda, suma otro punto de vista. "Muy mal distanciado. Si la situación era al revés, nunca hubieran distanciado a un hijo de Lookin at Lucky. Pero el distanciado es hijo de un padrillo vendido a Brasil hace pocos meses por no haber dado mucho hasta ahora."

Se recuerda que Maximum Security es por New Year’s Day, el semental que en Hill’ N Dale tenía un fee de US$ 5000.

Desde La Plata, Darío Serino opinó. “ Creo que hubo molestias y aunque sin molestar hubiera ganado lo mismo el que entró tercero podría haber llegado segundo.  Para mí está bien distanciado”.

Joe Nelson, ex presiente de la CC de San Isidro y experto en turf internacional, también tuvo algo para decir. "Perfectamente distanciado. Los Stewards aplicaron perfecto el reglamento vigente.  Agrego que de milagro no presenciamos una múltiple rodada que, atento a la situación de la hípica en USA, hubiera sido primera plana de todos los diarios para alegría de los grupos que quieren parar las carreras por crueldad en el trato, etc.   Una tarde de mucha suerte·.

Aquellos 4600 cometarios que acompañaban el twit de la cuenta oficial del Kentucky Derby se apoyaban en distintas interpretaciones a la regla de los distanciamientos; y las reglas no están para interpretarlas sino que para cumplirlas. Claro, cuando hay reglas diferentes para lo mismo todo se complica.