CARA Y CUATRO PATAS BLANCAS, LA NUEVA PROMESA DE SANTA ELENA / Don Guima

Históricamente, el clásico Juan Salvador Boucau fue la carrera donde los haras mostraban en sociedad a las potrancas reservadas con mayores expectativas y los cuidadores a pupilas suyas prometedoras.

A Grantland la crió Santa Elena y se la quedó para correr. Tomada esa decisión la confió a Horacio Torres, quien la preparó para participar y ganar una edición del Boucau donde hubo potrancas de Firmamento, Las Dos Manos, La Frontera y Colamal, entre otras sedas.

Grantland superó por cuatro cuerpos a Ola Ola City mostrando parte de su potencial y que le falta profesionalizarse.

Largó cruzada, buscó la punta, la cedió ante Refinada Gloria, se le puso a la par en la recta y se la sacó de encima en los 200 como si se tratara de una pelusa en la solapa.

Es hija de Violence y Gallant Miss. Padre y madre norteamericanos. Violence va por su segunda generación en edad de correr. Gallant Miss es una Giant's Causeway importada, invicta en dos en La Plata y que antes había pertenecido a Arroyo de Luna.

Corre con muserola y Falero en la silla. El jockey la montó por primera vez en la redonda. "No la conocía, pero la impresión fue muy buena. Tiene mucha calidad. Ganó muy bien", dijo Falero. El Lobo Torres uso dos palabras para definirla. "Clase y corredora".