EL TEMA DE LA MEDICACIÓN PARA LOS DÍAS DE CARRERA SIGUE EN BOCA DE TODOS/ Don Guima

Mientras en EE.UU. diversas voces continúan poniendo el foco en los medicamentos para tratar de explicar la alta tasa de muertes en las carreras de caballos de Santa Anita y se baja a la mitad la dosis admitida de furosemida en para evitar el sangrado, el turf argentino fue tema de una nota editada por Kelsey Riley, en TDN, donde desarrolló la vinculación de nuestros caballos con el famoso Lasix.

Atreves de los últimos años, para cumplir con la OSAF,  Argentina fue disminuyendo la aceptación de furosemida en clásicos y diferentes categorías de sus carreras, lo que en un principio dio a pensar que las carreras perderían números de participantes. Al respecto opinó John Fulton para el TDN: “Lo que he visto aquí es que el tamaño de las carreras no ha disminuido. Aquí en Argentina, los 2 y 3 años no pueden correr con medicamentos y tampoco en ningunos black-type, sin embargo, tenemos carreras completas. Decir que los EE. UU. no pueden correr sin medicamentos, eso es algo que es difícil de tragar para mí”

En la nota también da su testimonio Nicolas Martin Ferro, ganador de la estadística de preparadores del año pasado en San Isidro. “Creo que tuvimos que hacerlo porque de lo contrario perderíamos algo de fe [internacionalmente]. Creo que todo el mundo va por ese camino. Los estadounidenses fueron los que se mantuvieron un poco al margen, pero todas las otras industrias estaban yendo de esa manera, sin medicación a la carrera. Si tuviera un caballo que no sangrara, no lo usaría. No me gusta. No le daría a Lasix por si acaso ".

 

La versión completa en inglés del interesante artículo escrito por Kelsey Riley se puede consultar en el siguiente vínculo.

http://www.thoroughbreddailynews.com/following-south-americas-lead-on-lasix/

La opinión de Horacio Bauer

Ante una consulta de Don Guima referida a lo que acontece en el turf norteamericano, donde el Jockey Club, inclusive, propone cambios radicales, Horacio Bauer, quien fue presidente del Consejo Técnico Ejecutivo de la OSAF, sostuvo:

"La metodología de la IFHA, fijada en su artículo 6 del Reglamento de Carreras, es la más sencilla de aplicar. Nada de estimulantes, depresivos, ni siquiera medicamentos antes de las competiciones. ¿Pero si se probara que ciertos medicamentos devuelven la normalidad fisiológica del SPC sin incurrir en dopaje? Ello lo plantea el eminente veterinario Cotino Rodríguez Portas.

"Es un asunto para investigar y discutir. Es un tema para plantear a los científicos, comenzando por los que asisten en primera línea  a la rectoría IFHA. Es verdad que dado los graves problemas que afronta el turf en la Argentina, la inquietud que precede podría considerarse extemporánea o factible sólo para órdenes caracterizados por la estabilidad y la perspectiva de desarrollo enfocado a la calidad y el crecimiento armónico de la actividad”

El artículo 6

CONSIDERACIONES ÉTICAS

Se prohíbe a los caballos de carrera competir con cualquier sustancia prohibida presente en su cuerpo. La modificación del genoma hereditario de un SPC, llevado a cabo en cualquier momento de su vida, descalificará a tal caballo por lo que no será considerado un SPC para las actividades de carreras o competencia. Ningún caballo de carrera utilizado para correr podrá ser sujeto a cualquiera de las prácticas prohibidas detalladas en este artículo. Los caballos enfermos o lesionados deberán ser tratados o permanecer en reposo de manera adecuada y a causa de su condición, antes de retornar a entrenamiento.

GENERALIDADES

Toda indicación terapéutica para un caballo que se encuentre involucrado en carreras o en entrenamiento para correr (incluyendo sus períodos de descanso) debe estar basada en un diagnóstico específico, y administrada en el contexto de una relación válida y transparente entre propietario, entrenador y veterinario, y ser otorgada en el interés de la salud y bienestar del caballo. Luego de cualquier terapia brindada a un caballo de carrera, deberá transcurrir un plazo suficiente previo al regreso a las pistas para competir, a los fines que la aplicación terapéutica (i) no sea capaz de brindar al caballo una ventaja o causarle alguna desventaja contraria a los méritos propios del caballo, o (ii) no sea perjudicial para su bienestar. No deberán aplicarse sustancias terapéuticas el día de la carrera a un caballo sin contar con la autorización por parte de la Autoridad Hípica