LAS APUESTAS ON LINE PUEDEN SER LA SALVACIÓN O LA DEBACLE / Don Guima

Puede ser la panacea o la debacle. Tabla de salvación o arma de destrucción masiva.

La reciente aprobación del juego on line en la provincia de Buenos Aires tendrá diferentes efectos sobre el turf dependiendo si las carreras son incluidas en las parrillas de apuestas por venderse de manera o si se las deja afuera del sistema.

En su necesidad de recaudar, el estado bonaerense acaba de crear dos impuestos, que como Caballos de Troya fueron incluidos dentro de la Ley Impositiva cuando se votó el presupuesto 2019, el lunes último. Uno recaerá sobre un juego que legalmente no existía o que la lotería no podía controlar y otro sobre las apuestas ganadoras de las tragamonedas.

La lotería bonaerense autorizará un máximo de siete licencias para captar apuestas de las denominadas on line, que no es otra cosa que poder jugar desde una computadora conectada a internet o usando un teléfono celular. Es uno de los canales que hace rato el mundo eligió como método para comprar suertes.

Según se calcula cerca de la gobernadora, las apuestas on line podrían recaudar $ 3000  millones.

La posibilidad de capturar jugadas por esa vía está contemplada en el artículo 20 del anteproyecto de ley elaborado por sectores hípicos y cuyo tratamiento podría darse el año próximo.

Habrá que ver si los hipódromos bonaerenses no necesitan apurar los trámites para meterse en carrera, pudiendo constituirse como empresas que manejen una de las siete licencias por otorgarse o hacer alianzas con quienes las ganan.

A todo esto, sectores políticos y religiosos salieron a cuestionar la modalidad del juego on line. Desde la Conferencia Episcopal Argentina remarcaron que “cualquier joven desde el celular podrá estar en línea con la enorme oferta que presenta el juego on line, la población de alta vulnerabilidad en la que vivimos recibirá mensajes ambiguos y peligrosos”.