Sixties Song ya ganó un Latino

SIXTIES SONG ES LA CLASE DE CABALLOS QUE SE ADAPTA A TODO / Don Guima

 

(Buenos Aires, 5 de marzo).- Si todo sale cómo está planeado, a la una de la mañana del miércoles volarán hacia Chile Sixties Song, Nicholas y Pure Nelson, los tres caballos argentinos que van a correr el Longines Gran Premio Latinoamericano.

Se calcula que pasarán diez horas desde que salgan de la villa hípica de San Isidro hasta que ingresen a la del Club Hípico; y de esas diez, en dos estarán volando.

Será un avión carguero de LAN el que se ocupe de conducirlos. Durante el trayecto, la temperatura de la bodega estará puesta a 15 grados.

Sixties Song sabe esto de subirse a aviones. Antes también voló a Chile para ganar el Latino 2017 o cruzó el Atlántico para correr en Ascot.

Se le pregunta a Nicolás Gaitán si nota muchos cambios entre aquel potrillo ganador de un Pellegrini y el caballo que fue segundo en la edición de diciembre pasado.

-Si bien ya es un caballo adulto sigue siendo un caballo muy voluntarioso. Tiene su temperamento, pero no de nervioso ni de loco, sino como el que dice acá estoy yo. Impone respeto. Siempre fue un caballo que comió bien, nunca tuvo problemas en ese aspecto

-Justamente, no se puede llevar su comida habitual a Chile, igual que la vez pasada.

-No, pero Sixties Song se adapta a todo. En su momento el caballo comía con melaza, pero hoy en día si come con melaza o no es indistinto. De peso siempre se mantiene igual. 497/500 kilos. Cuando el caballo está bien puesto anda alrededor de los 500.

-El hecho de que el viaje se haya atrasado un día complica los planes?

-No. De acá a la carrera es todo mantenimiento. La puesta a punto del caballo ya está lista. Se va con pasada. Hace una semana que hizo 1400 metros de segunda vuelta y ayer (lunes) hizo la partida final en 1200 metros.

-¿Estudiaste el Latino?

-Si y hay buenos caballos. Hay que respetarlos a todos, sobre todo a los locales que conocen el trazado.

-¿Te parece tan difícil lo de correr al revés?

-El caballo se adapta mucho más rápido que el jinete. En este caso, Pablo (Falero) tiene mucha actitud, mucha experiencia en este tipo de cosas y eso suma. Correr al revés es cómo manejar un auto acá o manejarlo en Inglaterra. Desde el minuto cero, Pablo se adaptó a todo. No por nada es Falero. Tener a un hombre como él arriba de un caballo también bueno es un plus muy grande. El caballo ya está herrado para el día de la carrera; no se lo toca para nada más. Aluminio, hay que tratar que vaya bien livianito.

-¿Qué le vas a decir al jockey cuando vaya para las gateras?

-A Pablo no se le puede decir absolutamente nada. Pablo está durmiendo y tiene un ojo abierto pensando qué va a hacer al otro día. Es una persona que te lleva por delante. En el futuro, puede llegar a ser lo que quiera dentro de la actividad. Y si quisiera estudiar abogacía no tengo ninguna duda de que sería un excelente abogado. Lo que se proponga lo hará bien. Tiene talento.

-La noche en que Sixties Song ganó el Latino de Viña el grupo argentino cerró un restaurante para el festejo...

-Esperemos poder repetirlo.

-Esa noche tu padre dejó el apodo de Milanesa para ganarse el de Centolla.

-Y justo yo no lo pude ver. Estaba de viaje, de vacaciones en Ámsterdam. Vi la carera por Internet y festejé tanto que el conserje del hotel vino a golpearme la puerta.  Eran las once de la noche y yo a los gritos. El conserje quería saber qué pasaba en la habitación.  Di vuelta la pantalla de la computadora, se la mostré a Sixties Song ganando en Chile y le dije “ésto pasa”.

Un saludo,

Julio Guimaraes