PEDIRAN AL MINISTERIO DE AGROINDUSTRIA QUE SE CUMPLA CON LA LEY ANTIDOPAJE EN LO REFERIDO A LAS CARRERAS DE CABALLOS / Don Guima

Propietarios y la Gremial de Profesionales pedirán el martes próximo al Ministerio de Agroindustria  que cumpla con lo que dice la ley antidopaje sancionada en enero pasado y funcione la junta  que se ocupe de atender los temas relacionados con las infracciones de aquella índole en las carreras de caballos.

 

También anunciaron que recusarán a la comisión de carreras de Palermo por las sanciones aplicadas a entrenadores en recientes casos de positivos a cocaína informados por el CeNARD, dado que no le confiere autoridad para hacerlo.

 

En una conferencia de prensa conjunta  realizada en la sede de Propietarios, Eduardo Ferro y Mariano Fragueiro sostuvieron que el laboratorio del Centro Nacional de Alto Rendimiento dependiente de la Secretaría de Deportes de la Nación  no está habilitado para dictaminar sobre temas de suspensiones y que sólo está aprobado como laboratorio de ensayos. Además, se sostuvo que presenta  graves irregularidades técnicas.

 

Fragueiro, inclusive, recordó que el Estado recurrió al Jockey Club para hacer los controles de dopaje de los últimos Juegos Olímpicos de la Juventud y no se los encargo al CeNARD.

 

Aquellas entidades recordaron que la Ley 27.44 le quita autoridad a las comisiones de carreras de los hipódromos para dictaminar sobre  penas relacionadas con dopings, al tiempo que le da esa facultad a una junta creada especialmente para tal fin.

También  cuestionaron que los hipódromos sean jueces y partes de las investigaciones y no se respeten las garantías del debido proceso. En el caso de Palermo, también criticó que tres de los nueve integrantes de la CC no concurran a las reuniones de las que luego salen las sanciones.

 

Sobre el caso de los positivos a cocina, Ferro dijo que “la verdad  es que no se está haciendo nada por descubrir la verdad. Y Palermo lo que está haciendo es encubrir al CeNARD. Los hipódromos son importantes, pero son sólo el cincuenta por ciento de la actividad; el otro 50 somos los profesionales, los vareadores, los criadores, los dueños, los proveedores. Los hipódromos no son los dueños del turf y no pueden resolver todo de manera dictatorial”.

 

Para Fragueiro, “el control de dopaje es esencial; hace a la transparencia y confiabilidad, tanto para los apostadores como para los entrenadores y propietarios. Palermo no puede seguir juzgando casos de dopaje porque está incumpliendo con la ley. Y el CeNARD está haciendo análisis de manera irregular; no tiene autorización para emitir dictámenes que justifiquen imponer  sanciones”, dijo. Y siguió: “Es un tema de alta gravedad. Buscamos que se hagan análisis justos. ¿O tenemos que tolerar que se actúe irregularmente? La ley es la que está vigente y hasta que no sea reemplazada por otra hay que cumplirla”