NOTA DE LECTURA OBLIGADA. ARMONIZACIÓN DE REGLAS E INFORMACIÓN, IMPRESCINDIBLE PARA EVOLUCIONAR / Don Guima

La OSAF tiene el agrado de compartir con los lectores la transcripción traducida al español de las charlas más destacadas de la Conferencia Anual de IFHA.
La videofilmación de las sesiones se encuentran publicadas y disponibles para su descarga en el idioma original (inglés) en el sitio web de IFHA

ARMONIZACIÓN DE REGLAS E
INFORMACIÓN DE CARRERAS


"En el mundo de las apuestas, la hípica
tiene cara"
Por Dominic Beirne
Analista de programas, Consultor hípico

“Como dicen los asiáticos, en el mundo de las apuestas, la hípica tiene cara. Y para mantener esa cara es necesaria la armonización de reglas, debido a que la hípica es un producto global y en casi todos los países el principal cliente es el apostador. El apostador está cada vez más familiarizado con las apuestas globales al apostar en fondos de apuestas combinadas (commingle pools), y estas apuestas representan la única y mayor oportunidad de crecimiento, así como un producto internacional que brinda beneficios a nivel local. En jurisdicciones con fondos relativamente pequeños pero con carreras de buena reputación, el hacer commingling con Asia puede resultar en una rentabilidad de fondos de dimensiones que eran inimaginables de otra manera.



Beirne toma la palabra “cara” en inglés (“Face”) para trabajar, tomándolo como un acrónimo que explica lo que necesita el apostador:
F: Familiarity (familiaridad)
A: Awareness (conciencia)
C: Consistency (coherencia)
E: Experience (experiencia)
“El apostador internacional debe estar familiarizado con las reglas con las cuales se van a disputar las carreras. Las canchas de fútbol son del mismo tamaño en todo el mundo, y las reglas son universales. El apostador necesita saber que si el caballo cruza la frontera las reglas bajo las cuales va a competir hoy serán las mismas que aplicaron en sus carreras previas. Que sus desempeños anteriores se pueden leer de la misma manera que si hubiese corrido hoy. Y también debe saber cuáles son las reglas que no se encuentran armonizadas en un país y en otro. El apostador debe confiar en que los comisarios aplicarán coherentemente el criterio de “juego limpio” al que se ha acostumbrado. El apostador debe tener la confianza de que no estará jugando a ciegas, y que las reglas bajo las cuales se desarrolla la carrera será la misma que en su experiencia pasada.


Los apostadores se apoyan por completo en la coherencia, debido a que cada decisión que toman requiere una mirada hacia el pasado, para poder predecir el futuro. Es fundamental para el apostador que la campaña del caballo se haya hecho en un campo de juego parejo, y que el campo de juego también sea parejo en la carrera del día de mañana.

En esta presentación, abordaré algunos aspectos donde se debe realizar trabajo de armonizarreglamentos:
­Protestas
­Medicación
­Escala de deducciones
­Uso excesivo de la fusta
­Espuelas

Cuando hablamos de las decisiones en cuanto a las protestas (reclamos), las reglas pueden ser diferentes si tomamos en cuenta el punto de vista norteamericano o la Categoría 1 que se aplica en la mayoría de los países del Hemisferio Sur, Asia y Europa.

Bajo la Categoría 1, la responsabilidad está en la persona que presenta la protesta, donde tiene que probar que el caballo sobre está efectuando el reclamo causó una pérdida de terreno superior que el margen por el cual le ganaron.
Son pocos los casos en los cuales se distancia a un caballo que termina con poca distancia. Se estima que podría haber finalizado con una mejor colocación, pero que no habría derrotado al caballo contra el cual está reclamando. Tales fallas en el sistema son superadas enormemente por la efectividad y ecuanimidad del criterio de Categoría 1.

Los apostadores y propietarios australianos se han acostumbrado y prefieren el sistema de Categoría 1. El apostador australiano que apuesta en un sistema de commingling en una carrera internacional se encontraría indignado al perder el reclamo si la molestia causada por su caballo fuese pequeña y su caballo hubiese ganado la carrera a pesar de la molestia, como en algunos ejemplos que podemos ver. La armonización de reglamentos de protestas a nivel global, sería un gran paso para asegurar que la hípica mantiene la misma cara visible.

Personalmente, miro con mucho respeto la iniciativa de la IFHA de haber creado un comité de Armonización de Reglamentos de carreras a nivel global, especialmente debido a que muchas veces ocurre que incluso los vecinos no tienen reglas idénticas.

En muchos países, los diferentes Estados tienen diferentes reglas, e incluso en el mismo Estado los diferentes hipódromos pueden tener diferentes reglas. En Australia – que es un microcosmos del mundo entero – tenemos 8 Estados y territorios, y la tarea de controlar la hípica a nivel Estatal es una tarea bastante grande. Si tomamos la cantidad de carreras de tan sólo 1 estado de Australia, hay 4 veces más la cantidad que hay en Hong Kong. Se está intentando abordar el tema de los reglamentos de carreras a nivel global, a través del Australian Racing Board (ARB), pero también aplican las reglas locales de cada Estado individual. Sin embargo, en términos generales, los diferentes Estados en Australia están más o menos a la misma altura en términos de reglamentos.

Pero ocurrió hace poco que dos Estados vecinos tomaron una postura diferente acerca de una droga para yeguas (un progestágeno sintético conocido bajo el nombre comercial de “Regumate”), que fue prohibido en un Estado. Un propietario quiso cruzar a sus potrancas y yeguas que utilizaban esta droga, para que compitieran en el Estado vecino, donde las reglas de medicación aplicadas no eran tan estrictas. Si el desempeño de la yegua resultara diferente al cruzar la frontera, cómo puede entonces el apostador confiar plenamente que el resto de la campaña de la yegua es confiable?

En este momento, dos cosas están ocurriendo acerca de este tema: por un lado, ambos Estados australianos se encuentran en tratativas para llegar a una conclusión armonizada, pero no parece que vayan a lograrlo en el futuro inmediato. Por otro lado, Reino Unido ha prohibido el uso de Regumate. Por lo tanto, esto tendrá impacto sobre las yeguas que crucen la frontera para competir dentro y fuera de Reino Unido, y va a ser difícil para el apostador poder hacer un pronóstico y acostumbrarse a esta nueva realidad. Este es el motivo por el cual se necesita armonización lo antes posible.

Los Reglamentos de Carrera evolucionan a través del tiempo, y muchas veces reflejan la cultura predominante.
Cualquiera sea el país que hoy representa cada uno de ustedes aquí, sin duda sabrán bien cuáles de sus reglas son diferentes en otro país. Y también saben que a menudo existirán presiones a favor o en contra del cambio, tanto desde afuera como desde dentro del país.


Ocurre que países que tienen el mismo grado de “inteligencia” pueden tener puntos de vista y reglamentos de carreras diametralmente opuestos. Incluso dentro de algunos países existen opiniones polarizadas y conflictivas.

Las reglas más polarizadas en la hípica tienen que ver con las drogas, y las drogas más polémicas son los anabólicos esteroides y el Lasix. Los anabólicos eran considerados mala palabra en Australia ya por 1989, mientras que en algunos países se les administra anabólicos con frecuencia a los caballos (aunque no tan comúnmente como ocurría hace 10 años). Existen diferencias significativas en este aspecto, alrededor del mundo.

En Norteamérica está culturalmente aceptado el uso de Lasix, casi al punto de considerarlo esencial, y casi el 90% de los competidores corren con Lasix. En otros países, su uso está restringido. Las autoridades de Australia aplican sanciones muy graves si un caballo sale positivo con Lasix. Cómo puede el apostador internacional evaluar con confianza las probabilidades de un caballo Norteamericano que viaja a Royal Ascot si su campaña en Norteamérica fue realizada utilizando Lasix?

Con el aumento en la frecuencia en que los caballos viajan fuera de su territorio para competir, sería deseable que los caballos de todos los países sean tratados de manera pareja. El apostador internacional necesita reglas de medicación armonizadas internacionalmente.

Las reglas de la Escala de Deducciones (o quitas) es relevante sólo en los países donde están legalizados los corredores de apuestas, como en Australia, y los corredores tienen licencia. La escala tiene que ver con la reducción adecuada de la suma en un boleto ganador luego de que 1 o más caballos hayan sido retirados de una carrera luego de haberse comenzado a tomar apuestas. Australia utiliza una escala diferente a la Regla 4 que existe en Gran Bretaña. La Regla 4 le sirve de poco al apostador, la mayor parte del tiempo. Sería ideal que se armonizara implementando una escala única para este caso.

La Armonización de los Reglamentos de carreras es mucho más que el hecho de tener la misma redacción entre una jurisdicción y la otra. La interpretación y la aplicación de las reglas es también importante.

Tomemos por ejemplo el caso del reglamento del uso de la fusta. La regla fue instalada por el Australian Racing Board (ARB) para permitir la protesta en el caso en que un jockey excediera la cantidad de fustazos permitidos. La Comisión de carreras en Australia es un tema de Estado, y cada panel de Comisarios pueden interpretar y aplicar las reglas de manera diferente. Desde que la ARB instaló la posibilidad de hacer un reclamo por el mal uso de la fusta en Australia sólo se ha defendido un solo caso que ocurrió poco después de la implementación de la regla y esa carrera era un caso perdido de todas maneras. Han existido muchas protestas desde entonces, con pocas posibilidades de ganar o que han sido descartadas, donde el panel de comisarios ha indicado que no se encontraban plenamente convencidos del hecho que el caballo ganador hubiese conseguido una ventaja por la cantidad de fustazos. En otras palabras, los comisarios reconocieron que no existe evidencia tangible para medir el beneficio de la fusta.

Las molestias pueden ser cuantificadas, pero el beneficio de la fusta, no. Más que sancionar al propietario y a los apostadores del caballo ganador, se sanciona al jockey. Y en Australia se lo hace muy severamente.


La regla Australiana sigue en pie, esto es, la posibilidad de reclamar. Y la amenaza es que un apostador que esté jugando desde Suecia en una carrera australiana podría perder su apuesta si un reclamo fuera exitoso, apoyándose en bases que son completamente ajenas a su conocimiento. La capacidad de reclamar en contra del uso excesivo de la fusta debe ser armonizado de manera pareja.

Este Comité va a tener mucho trabajo durante los próximos años, ya que existen muchas reglas que necesitan contar con armonización. Las dos que vienen a mi mente son, por un lado, los jockeys que utilizan espuelas, que son ilegales en Singapur y Hong Kong. Pero existen algunas espuelas que son legales en Australia y en otros países.

La otra, las capuchas de los caballos, donde ocurre en Inglaterra que si un caballo se encuentra utilizando una capucha y está dentro de los puestos de espera pero que no la va a utilizar en la carrera, puede ser retirado en la barrera por utilizar la capucha. Esto no ocurre en Australia, entonces si un entrenador australiano viaja con su caballo a Inglaterra y no está al tanto de esta regla, y las reglas son estrictas, puede ocurrir que su caballo sea retirado al pasar la barrera, y sería un shock haber viajado para nada.

Pero no son solo las reglas las que necesitan armonización de criterios. El apostador internacional que juegue en apuestas de commingling, para poder jugar necesita leer e interpretar programas que son diferentes: las descripciones del estado de la pista (“going”) varían en todo el mundo. En Australia, hace no muchos años, le otorgamos número al estado de la pista de césped, de 1 a 10 y cada número viene acompañado de una sola palabra para describirlo, tal como “10 pesada (heavy 10)”, “7 ligera (soft 7)”, “4 buena (good 4)” o “2 firme (firm 2)”.
Tal iniciativa podría ser tomada como referencia a través de todo el mundo como parte de la armonización de información

Australia brinda seis mediciones progresivas de “5 muerto (dead 5)” a “10 pesada (heavy 10)”, mientras que Reino Unido e Irlanda que tienen el doble de lluvia que Australia tienen sólo 3 estados de pista descriptos en sus programas.

La descripción de las clases de Carrera pueden ser difíciles de interpretar de un país a otro, y en gran parte debido a las diferentes condiciones de inscripción que puede imponer un hipódromo sobre la carrera. Pero no resulta útil para un apostador en Suecia que esté jugando en una carrera australiana y que desconoce que una carrera Clase 6 Australiana es superior en calidad a una de Clase 1, cuando en la mayor parte de los países es al revés. Para lograr una comprensión global de la calificación y clasificación de las carreras resulta sumamente útil contar con promedios generales de sus ratings. Muchas jurisdicciones publican estos ratings, pero los ratings generales son un resumen de la campaña de los caballos. Cuando yo veo un programa que muestra un rating al costado de una performance, pienso que sería más informativo contar con el dato del último rating obtenido en referencia a la carrera actual en cuestión.


El órgano que provee datos acerca de la campaña es la British Horseracing Authority (BHA). En Mayo de 2017 comenzaron a publicar los ratings para las principales carreras. Hace pocos meses lo extendieron, incluyendo los ratings de la campaña de todos los competidores.


La persona responsable – y a quien hay que felicitar – por haber logrado importantes logros, es Dominic GardinerHill, de la BHA. Gracias a él, los Comisarios ahora pueden juzgar mejor si un caballo ha mejorado o empeorado su desempeño, y por cuánto (e incluso podría preguntar por qué ha sucedido esto). Los entrenadores están mejor informados acerca del progreso de su caballo. Los rematadores de caballos Pura Sangre y sus clientes pueden evaluar sus productos con mayor certeza. Los jockeys pueden decidir mejor qué caballos correr, y los fondos de apuestas combinadas internacionales se benefician dado que pueden tomar decisiones basándose en mayor información, y jugar de manera más confiada.

Le pregunté a mi colega, Nick Molden, si existe un tema en común que sea igual en las principales naciones hípicas, y su respuesta fue que depende si el apostador debe pagar o no por la información a la que accede. Muchos países brindan muy buenos datos de manera gratuita, como es el caso de Japón o Hong Kong, las principales naciones con el retorno de apuestas más alto. Si viajas a correr allí, encontrarás a los apostadores con sus cabezas sumergidas en los programas, haciendo cuentas y revisando las estadísticas y las tablas. Ellos cuentan con toda la información que necesitan para tomar una decisión bien fundamentada. Pueden encontrar el peso del caballo, ver los videos de los caballos entrenando, y cualquier cosa que se les ocurra, y todo esto de manera gratuita.

Los países donde la hípica está en alza, brindan información precisa, gratuita y amplia. Los países que no brindan esta información, no se encuentran en el mejor momento. Citando al gran referente del mundo de la publicidad, John Gables “Mientras más contás, más vendés”. Lo más importante es destacar que la información gratuita es mucho más certera que la paga, debido a la retroalimentación que existe para asegurarse que cualquier error en la información brindada sea enmendado.


¿Qué tipo de información creen que debería brindarse? Yo creo que la información que brinda el Jockey Club de Hong Kong debería ser considerada un “Gold Standard”.
Además del peso del caballo el día de la carrera, también sería útil poder acceder a datos como el largo del cuerpo, le altura y los el perímetro alrededor del pecho, al menos una o dos veces a lo largo de la vida del caballo, para brindar a los apostadores una mejor idea de cómo es el caballo. A algunos apostadores les gusta saber la forma del caballo y el peso que acarrean.

Otra mejora podría ser contar con una filmación posterior al momento en que termina la carrera, al menos unos 12 segundos después que pasa el disco. Hay mucho para aprender de ese análisis. Se puede ver si el caballo está agotado luego de la carrera, o pleno de energía, y esto le da mucha confianza al apostador a la hora de pronosticar lo que ocurrirá en su próxima carrera.

También serviría contar con información acerca de la distancia y frecuencia en la pista. Se podría lograr armonizar este tema al estandarizar la preparación previa en las carreras en Norteamérica, donde puede ocurrir que la distancia final de la carrera varíe de muy poco a cientos de centímetros, e incluso variar dentro de la misma jornada de carreras. Esto tiene impacto sobre los tiempos de las carreras, y cuando hacemos un análisis de los tiempos de las carreras esto significa un desafío. El poder brindar distancias de carreras en forma exacta, también significaría una mejora: no tiene sentido tomarse el trabajo de cronometrar el tiempo de una carrera con una exactitud de centésimas, si la distancia de una carrera está errada por varios centímetros, lo que puede ocurrir cuando se coloca una valla falsa o cuando se mueven las gateras para evitar un pozo de agua.
Esta es una ecuación que he venido predicando en los últimos años en mis presentaciones en Australia:

Información + educación = satisfacción

El apostador que no tiene determinada educación, necesita la gratificación instantánea. Pocas veces se echa la culpa a sí mismo, y prefiere culpar a causas externas por sus derrotas: mal tiempo, mal entrenamiento, mala suerte, o lo que sea.
Como escribió Barbra Johnson, “El perdedor ve un problema en cada respuesta. Un ganador ve una respuesta en cada problema.”
Cuando veo a los apostadores en Asia, trabajando duro para hacer sus apuestas, veo apostadores que están satisfechos, que permanecerán durante más tiempo en el juego – que es lo que queremos lograr. Esos apostadores están apostando a sí mismos.

Como administradores de carreras, mientras más armonizadas estén las reglas y la información, mejor resolverán la ecuación que planteé más arriba, ante la mirada del apostador, que es el principal cliente. Y más aún se reforzará el hecho de que la hípica es la actividad de juego que realmente tiene una cara.