Silva confía en Galgo Luca

ATREVERSE A CORRER CON UN PERDEDOR EL GRAN PREMIO JOCKEY CLUB Y NO PASAR VERGÜENZA EN EL INTENTO / Don Guima

Es querer hacer la heroica. Es la valentía. Son las ganas. Es la pasión. Se trata de intentar ganar el Gran Premio Jockey Club con un perdedor. Es ir de punto. De bancarse el mote de patito feo. Es la audacia y el creer en que se puede.

 

Galgo Luca corrió doce y las perdió todas, pero quién dice que en su carrera número trece la suerte no puede darse vuelta. Mario AlbertoCalcagno y Daniel Silva son de los pocos que le atribuyen chances al caballo criado por Luis Seglin. Calcagno es cuidador de nueve. Silva fue dueño de un ganador del Nacional: Priest en el 92. Y aunque admite tener entre sus tesoros hípicos bien guardado un artículo escrito por este cronista para La Nación sobre aquel triunfo inolvidable, prefiere no vivir de recuerdos.

 

A los dos le sobra entusiasmo como le faltan triunfos para contar al potrillo. Entonces, se agarran de algunas buenas carreras del hijo de Luck Money para justificar tanta ilusiòn; como ese segundo puesto a la cabeza de Teodisio Joy, luego ganador del Ensayo, en la de perdedores o haber escoltado en la distancia a Apollon, uno bueno de La Providencia que corrió Altair.

 

Priest, criado en El Candil, ganó para Silva aquel Nacional a buen sport con Osvaldo Dávila en la silla; si se le hace el lance de Galgo Luca también habrá un batacazo.

 

Fue Calcagno el que le pidió a Silva anotarlo en Jockey Club a pesar de que costaba $ 100.000 pesos. "Esta carrera hace tiempo que la teníamos en la mira por las características del caballo. Es perdedor pero no un perdedor cualquiera. Conmigo lo debutamos 1400 metros y enseguida lo lleve a los 2000; sabia que es un potrillo para la larga y le tocó perder con contratiempos", dice Calcagno, quien se crió con los Seglin..

 

Silva y Calcagno comparten amistad y el gusto por el box además de las carreras. "Al burrero le gusta el tango, el box y las carreras", dice el cuida y Silva recuerda haber visto todas las peleas de Sugar Ray Leonard.

 

"Esta aventura termina en diciembre (el mes del Pellegrini). La de perdedores puede esperar", apunta el trainer.

Se les consulta si lo correrían el Nacional en caso que le vaya bien en el Jockey Club y lo descartan por completo, pero deslizan que podrían ponerlo en el Provincia de Buenos Aires. "Además la copa del Nacional ya la tengo", dice y ríe Silva.

 

"Tenemos un caballo de los que sacan pecho, va para adelante y responde en los entrenamientos. Dionisio Joy, el favorito, nunca corrió 2000 metros y el nuestro lo hizo bien dos veces. Tenemos un caballo para correr de menor a mayor. De los 800 al disco comienza nuestra carrera”, afirma Calcagno. Y definitivamente lo cree.

 

Segundo a la cbza. de Teodisio Joy

Segundo a dos cpos. de Endormoon

Segundo de Apollón, en 2000 metros

Cuarto en el clásico Chevalier

Un saludo,

Julio Guimaraes