LA REINA DEL ARCO, LA REINA DE PARIS-LONGCHAMP, LA REINA DE FRANCIA ES ENABLE. DIOS SALVE A LA REINA / Don Guima

Enable lo hizo de nuevo. Igual que el año pasado, volvió a ganar el Qatar Prix de l’Arc de Triomphe (G1) y los más exagerados ya piensan en quitar de la plaza Charles de Gaulle el monumento mandado a construir por Napoleón Bonaparte para conmemorar la Batalla de Austerlitz, y emplazar allí uno inmenso de la yegua  británica, tan grande como su triunfo en París.

 

Enable lo ganó manteniendo a raya a Sea of Class, una hija de Sea the Stars, ganador también de un Arco,  como su madre Urban Sea hace 25 años.

 

La yegua le dio la sexta victoria en la más célebre carrera europea a Franco Dettori y se convirtió en el único SPC en ganar un Arco en dos hipódromos distintos.

 

Zarkava. Danedream. Solemia. Treve. Found. Enable. De los últimos once Arcos, ocho victorias fueron para las hembras. Y en este remozado Paris-Longchamp las del supuesto sexo débil acabaron primera y segunda. Sólo Golden Horn, en 2015, pudo mezclárseles.

 

Imposible comparar a aquellas. Todas campeonas. Sólo agradecer haber sido contemporáneo suyas.

Sea of Class es de potranca tan buena como lo ha sido Enable a los tres años. Pero por más que siga ganando otros Grupo 1 en el futuro, sus dueños jamás olvidarán el que perdió en su primera visita a Francia. Ella había ganado antes el Irish Oaks y el Yorkshire Oaks corriendo última a prudencial distancia de las primeras, pero en este Arco vino excesivamente de atrás entre diecinueve. Recuperó más de 15 cuerpos en la recta y quedó a medio pescuezo. Dicen que hasta el mejor cazador se le escapa la liebre…

 

Enable obtuvo su segundo Arco portando sólo una actuación en 2018 y con una rodilla maltrecha.  Preguntas: ¿Irá a la Copa de Criadores? ¿La guardarán para un tercer Arco? ¿La espera el haras?

“Debería retirarse e ir a El Mallín para preñarse con Puerto Escondido", soltó la gracia Antonio Bullrich, uno de los argentinos que viajaron a París para atender el Arco y la Conferencia Internacional de Autoridades Hípicas que se hará este lunes en el 46 de Place Abel Gancé “¡Increíble espectáculo, increíble yegua, mejor cuidador, el mejor jockey!” completo Bullrich, cerca de Nachito Pavlovsky. “Tuve la suerte de ver los dobletes de Treve y Enable. Imposible compararlas y no me olvido de Zarkava, pero ahora sólo pienso en Blue Prize”, dijo. Siete horas después, cuando en París era medianoche, Nachito vio por su celular el Juddmonte Spinster (G1), donde corrió y ganó la yegua argentina  para inmensa alegría suya y de otro Nachito, el Correas IV.

 

Los últimos cien metros del Arco fueron electrizantes, dramáticos,  digno de una película de Hitchcock; eternos para Frankie Dettori, a bordo de la hija de Nathaniel. Ninguna yegua en la historia ganó un Arco con sólo una carrera previa en la temporada. Su triunfo de ahora tampoco es comparable con el de 2017. Aquel fue colosal;  este fue épico.

 

El Arco volvió a su casa con nueva arquitectura y tribunas llenas para albergar a una muchedumbre. “A mí me gusto mucho, es muy cómodo y permite una buena vista para todos” dijo Ramón Rionda, quien también estará presente en la 52 Conferencia Anual organizada por IFHA”.

 

“Veinte metros más y perdía” consideró Oscar Bertoletti, el Ceo de OSAF que  estará en uno de los paneles del congreso hablando de sobre amonización de normas en los días de reuniones hípicas.  Con aquella definición del final coincidió Pablo Kavulakian, de Latin American Racing Channel, la empresa que comparte con Horacio Espósito y Guillermo Liberman. De hecho, por intermedio de Hernán Lavallén, LARC también tendrá participación activa en ese encuentro.  En las filas de adelante se acomodará Carlo Rossi Soffia, el presidente de la Osaf, no muy lejos de Diego Zavaleta, que en representación del Jockey Club debutará en esas lides y debe ser el argentino con más Arcos vistos en los tiempos modernos.

Mane Ceriani, Verónica Quintana, Dolores Lagos Marmol, Diego Thays, Gabriel Gurméndez, entre otros, también estuvieron en Longchamps y aplaudieron a Enable. ¡Magnifique!

 

Un saludo,

Julio Guimaraes