ESTE SABADO, SE INAUGURARA EL SEGUNDO QUIROFANO DEL HOSPITAL VETERINARIO DEL JOCKEY CLUB / Don Guima

 

 

La puesta en valor del Hospital Veterinario del Jockey Club, sito en el Centro de Entrenamiento del Hipódromo de San Isidro, implicó una inversión importante para revalorizar un centro de salud que ocupa un lugar destacado en la industria del caballo pura sangre de carrera.

 

Inaugurado en 1973, por entonces bajo la supervisión de Lotería Nacional, el Hospital Veterinario se constituyó bajo la premisa fundamental de ofrecer la mejor infraestructura del momento, apuntalada a la medicina veterinaria de los equinos estabulados en el Campo 2, como así también a todos aquellos que necesiten –según los casos- hacer uso de sus instalaciones.

 

Pasaron muchos años para que el Hipódromo de San Isidro luego de un largo pleito judicial recupere un espacio indispensable para la salud y la sanidad de los caballos pura sangre. Este hecho ocurrió el 30 de diciembre de 2016. El tiempo llegó y es hora de mirar adelante y ofrecer un servicio de primer nivel, para la industria del TURF.

 

Sus instalaciones cuentan con un Quirófano de alta complejidad, donde se opera a equinos con distintos tipos de lesiones y/o problemas de salud. Además dispone de una cúpula grande, en el primer piso, desde la cual se pueden observar las cirugías que se practican y hacer docencia respecto de lo que se está realizando.

 

El centro cuenta con un Box de Volteo donde se hace caer al ejemplar que será intervenido y mediante un malacate se lo traslada hasta el quirófano. Una vez terminada la operación, se lo regresa al box de volteo donde se recupera, como paso previo al traslado a los boxes de recuperación y/o internación –según la intervención realizada-. También comprende una Mesa de Cirugía y una Camilla de Operación de última generación, con un tamaño intermedio que facilita el trabajo de los médicos veterinarios y permite ubicar al SPC en diferentes posiciones.

 

La Sala de Rayos tiene un aparato que es único en el país y que tiene la potencia necesaria para observar todo tipo de patologías. Además, un quirófano menor para operaciones ambulatorias cuenta con un potro de sujeción para intervenciones de menor complejidad. Ahí se practican operaciones en posición de estación y procedimientos en estación, con anestesias locales.

 

El hospital ofrece un Laboratorio de primer nivel y una biblioteca muy completa en la que se cuentan registros manuscritos de las primeras guardias veterinarias llevadas a cabo en el lugar. La biblioteca es utilizada para reuniones semanales por la Asociación Argentina de Veterinaria Equina (AAVE), reuniones de apoyo psicológico a los integrantes de la Escuela de Jockeys Aprendices del Jockey Club, reuniones en congresos sudamericanos y ateneos de formación profesional.

 

Entre los objetos de valor con los que se cuenta en el sector, se destacan esqueletos, cráneos y pieles de ejemplares históricos, como Old Man, Botafogo, Cyllene, Congreve, Rustom Pasha, Banderín y otros, algunos de los cuales cuentan con casi un siglo de conservación.

Es la actualidad, uno de sus sectores se utiliza con fines de estudio e investigación. Ahí se colocan los animales muertos sobre una camilla especial y se le practican las autopsias correspondientes para determinar causas de muerte y llevar adelante investigaciones. También se dispone de una cámara de frío para conservar los cuerpos de los caballos muertos y se suma un sector de residencia, próximo a ponerse operativo.

 

El centro ofrece a sus pacientes once boxes de recepción e internación, con las comodidades necesarias, para pacientes externos que llegan, se operan y se van; como así también para aquellos que quedan internados los días que demanda su recuperación.

 

La cercanía con las pistas del Centro de Entrenamiento, o el propio Hipódromo de San Isidro, facilita la atención de aquellas lesiones que revisten intervención rápida y el menor traslado posible de determinados pacientes. Incluso, es un lugar estratégico y cercano para los allegados de los ejemplares estabulados en el Campo 2, o aquellos que vienen a competir al HSI.

 

El Jockey Club Argentino llevó adelante una inversión importante para recuperar el predio y ponerlo en funcionamiento, reflotando todas las instalaciones, con la única finalidad de volver a ofrecer un servicio de primer nivel internacional. Nos asiste el compromiso de seguir mejorando para lograr la excelencia en la atención del caballo sangre pura de carrera, que haremos extensivo al resto de las razas caballares.

 

FUENTE: Prensa San Isidro