Gtza. Palermo

EXPRESSO HACE DE CADA CARRERA SUYA UN SACRIFICIO. CORRE CON EL CORAZÓN / Don Guima

Una carrera con final de media cabeza y hocico te habla de la síntesis perfecta del espectáculo turfístico. Un final así de cerrado hasta cuesta creerlo si se da en una prueba de milla y media. Llegar con bríos a una distancia que gasta los músculos no se ve todos los días.

Fue Expresso el ganador por media testa del clásico Chacabuco (G3), en Palermo, y de los primeros 40 puntos del Campeonato de Oro Verde, con Stivers segundo y otro pupilo de Martín Ferro tercero como Green Lemon.

Expresso hace de sus carreras un sacrificio. Es de los que corren más con el corazón que con sus manos y patas. Quitarle las vendas dejará ver un par de nudos sufridos. Si el alma pudiese verse, la de Expresso sería la de un gladiador, la de un obrero de las pistas.

Con caballos que tienen sus limitaciones hay que dar las menos ventajas posibles. Francisco Goncalves se cuidó de regalar terreno. Lo trajo pegadito a los palos y no corrió de más. Cuando le pidió el esfuerzo Expresso le respondió saliendo a buscar un triunfo por el que Stivers había trabajado mucho y aún trabajaba manteniendo a línea a Green Lemon.

Expresso es de la producción de Juan Ramallo, quien eligió criar con Sigfrid, un ganador de handicap que con cinco o seis hijos ya dio a un ganador de Grupo 1 como Willander y de Grupo 2 como el del stud El Carmen, donde son varios los socios para repartirse las copas.

 

Sixties Song le dio categoría al encuentro, pero no fue visible en la cancha, donde resultó intrascendente. Terminó NP a doce cuerpos. Habrá que ver si su gran campaña también terminó o se le da una nueva oportunidad, pero ya en la arena, como recomendó Pablo Falero luego de bajarle los cueros.