DE SENADORES, CABALLOS, LEYES, SUBVENCIONES Y 3800 TRAGAMONEDAS


Y un día la gente del turf se sintió orgullosa de pertenecer al turf. Por el acto del jueves en la cancha de vareo del hipódromo de San Isidro, siendo capaz de visibilizar sus problemas en forma pacífica y sin cortar calles, y por la reunión de la tarde en Senadores, logrando lo que no se dio durante el tiempo de ensayos: mostrar una industria graníticamente unida, que sabe lo que quiere y como lo quiere.

Exhibirse como un bloque monolítico fue lo mejor que pudo ocurrir ante legisladores que atendieron con atención la problemática hípica.

Nadie espera que esos senadores bonaerenses salgan corriendo a comprar ya mismo caballos para unirse al sector, pero no menos cierto es que se generó empatía.

Cada expositor hípico que participó del encuentro ofició de docente ante legisladores llamados a legislar, justamente, sobre algo que no tienen demasiado en claro. El turf los llenó datos duros para que más adelante hagan su trabajo contando con todos los elementos de jucio.

Cambiemos, se sabe, quiere bajar a cero los subsidios y subvenciones al turf, que cuantifica en mil millones de pesos al año. El turf podría entrar en parálisis si le quitan ese beneficio que vino a reparar un daño generado por el mismo Estado cuando inundó la provincia de Buenos Aires con tragamonedas. Algo por repetir en breve, con la licitación de más de 3800 slots que venían funcionando y ahora relanza oficialmente.


De todo lo que aprendieron del turf, los senadores recibieron un dato clave. El mundo de las carreras le aporta al Estado en materia de impuestos más dinero de lo que recibe en concepto de Fondo de Reparación y encima asegura 83.000 puestos de trabajo.
Los estudios establecerían que mientras la industria paga en impuestos $1084 millones anuales recibe 1000 del fondo. Llevar el subsidio a cero podría representar una industria quebrada y cero pesos para el fisco en impuestos.

De todas maneras, los senadores de Cambiemos tiene instrucciones de no ser permeables a las razones que aduce la hípica y llevar adelante el proyecto de ley tal cual lo envió la gobernadora. El tema volverá a ser tratado la semana próxima, ya sólo entre senadores y con la presencia, tal vez, del presidente de la lotería provincial. De conseguir un dictamen lo incorporarían a los temas por votar el próximo 11 de julio.

El viernes el turf estuvo en la tapa de La Nación, convirtiendo su movilización pacífica en tema para destacar. Los secretarios de redacción a cargo de esa edición resolvieron en su reunión de las seis de la tarde abrir el diario con el tema del freno que se evidenció en la creación de empleo y completar la información con el peligro que corren los 83.000 puestos de trabajo de la hípica.

No es la primera ve que el diario fundado por Bartolomé Mitre y ahora conducido por los hermanos Saguier dedican centímetros a comentar que el turf no es un juego.

¿A la hora de leer los diarios de la mañana cómo habrá reaccionado el presidente Macri? ¿ La gobernadora se sentirá menos blindada frente a un tema que ha usado últimamente como caballito de batalla?

El turf no es juego; Vidal lo sabe, aunque intente desconocerlo. Juego son las tragamonedas que saca en licitación por veinte años con fines recaudatorios para la provincia mientras dice querer desalentar la oferta lúdica legal. Ahí está el verdadero negocio de la provincia, al que intenta camuflar hablando del subsidio a las carreras.