GRANDES CRACKS ARGENTINOS GANARON LAS CARRERAS DE LAS ESTRELLAS / Don Guima

"Fútbol y carreras" voceaba el canillita a la salida de Palermo, por la puerta de la popu que daba a Ortega y Gasset. Era la 6ta de La Razón o de Crónica, que venía con un cuadernillo interior que podría haberse  ¡Largaron..! La Razón traía el programa del día siguiente en formato sábana y los resultados en la contratapa, con fotitos de los 300 y llegada.

"Por Rivadavia a Liniers", gritaba el chofer del bondi naranja llamando a los últimos  burreros rezagados, media hora después de la última. Para entonces, en la chorizería de la Popular sólo quedaba humo, en los braceros las llamas se alimentaban con revistas Palermo usadas y en los pizarrones se leían los resultados de primera a bordona, con caligrafía envidiable.

Promediaban los 80 y lo importante de cada año seguía siendo la Triple Corona, en el segundo semestre. Faltaba aún para que un grupo de preclaros criadores dieran forma a un evento que marcó una bisagra en el turf argentino. Entonces, la hípica comenzó a dividirse entre antes y después de la fundamental creación de la Fundación Equina Argentina.

Las Carreras de las Estrellas cambiaron la manera de entrenar, de criar, de comprar caballos; se convirtieron en una serie que marcó tendencias y continúan firme luego de 27 versiones.

Pasaron ya más de 180 clásicos desde su comienzo.  

Tiro nombres: campeones como Potrillón, Potridee, El Compinche , Refinado Tom, Latency, Lingote de Oro, Warllon, Mi Surrea, Guernika, Tanganyika, Miss Atorranta, Cachorra Wells, Ollagua, Kali Baby, Interprete, Valenti, Tam, Painter, Suggestive Point, Indy Point, Gold Spring, Wally, Mister Phone, Trenzado, Lenovo, Bahiaro, El Garufa, Bahiaro, Todo un Amiguito, Quelden Candela.... y podría seguir hasta el sábado.. Quien esto está leyendo seguro que vio correr, alentó y acertó a muchos de la lista.

En algunas horas, en Palermo se agregaron siete nombres más al grupo. Y seguro que usted volverá a estar allí. Desde la primera

 

Hace 20 años, El Compinche ganaba su segundo Classic