LA SALUD DE LOS CABALLOS, UN TEMA DEL QUE SE HABLO EN LA CONFERENCIA ASIATICA DE CARRERAS / Don Guima

Los últimos proyectos de investigación veterinaria en equinos fueron revelados en la Conferencia Asiática de Carreras en Seul, con la participación del Dr Brian Stewart, Jefe de Reglamentación Veterinaria, Bienestar y Políticas de Bioseguridad del Hong Kong Jockey Club, quien presidió la sesión correspondiente.

 

El desarrollo de un modelo predictivo que pueda identificar un caballo “en riesgo”, es una herramienta nueva y complementaria para los entrenadores, indicó el Dr Tim Parkin, Director de Ciencias Clínicas Equinas de la Universidad de Glasgow. Tal modelo apoya a los entrenadores para tomar decisiones acerca de la salud de sus caballos, con mayor fundamento. Según el Dr Parkin, fue el resultado de veinte años de estudios apuntados a prevenir lesiones fatales en equinos, tanto durante la carrera como en training.

 

“Si bien identificar los factores de riesgo para las lesiones catastróficas fue fácil, identificar a un caballo “en riesgo” fue mucho más difícil”, explicó. “La dificultad yace en el hecho que sólo 0,1% de los caballos que compiten en carreras sufren fatalidades, por lo que estábamos intentando mejorar un muy buen modelo ´nulo´. Ese fue el motivo por el cual nos resultaba tan difícil brindar a los supervisores hípicos una mejor predicción de riesgos. Así, el cambiar la variable del desenlace fue una opción mucho mejor. De esta manera el foco se corrió de pronosticar fatalidades a hacer un pronóstico de los caballos que sufrirían de cojera o desempeño inaceptable luego de una carrera, siendo estos caballos un 5% de la población de caballos en competencia. Esto fue un hecho significativo ya que la cojera post carrera es habitualmente precursora del retiro de la actividad competitiva o de sufrir lesiones fatales.

 

“Muchos factores de riesgo que podrían producir cojera o desempeño inaceptable post carrera habían sido ya identificados, pero nos habíamos concentrado en los factores de riesgo que reducirían la prevalencia, al mismo tiempo que las lesiones fatales. Las condiciones de la superficie, sexo, edad de debut, caballos que cambian de entrenador y la distancia de las carreras fueron algunos de los factores,” dijo  el Dr Parkin, pero indicó que aún no cuentan con una explicación para la disminución de fatalidades en alrededor de un 65%.

 

“Esto puede haberse debido al hecho que no contamos con acceso a los datos veterinarios y sólo tuvimos un acceso limitado a la información acerca del entrenamiento. Es necesario contar con más datos y con plataformas para datos múltiples. En muy pocas oportunidades podemos usar datos veterinarios o las historias clínicas de los caballos. La mayoría de las jurisdicciones de carreras recogen datos de carreras o entrenamiento que resultaron en lesiones, pero pocos de ellos tienen registros veterinarios, historias clínicas o desenlaces de entrenamiento.”

“Para que el modelo pueda funcionar, lo esencial es la comunicación. Necesitamos poder decirle al veterinario lo que sabemos acerca de cada caballo individual. También existe la oportunidad de decirle a los entrenadores en qué carreras deberían inscribir a sus caballos y de cuáles sus caballos deberían retirarse. Pero se necesita más colaboración para poder transformar la forma en como se maneja a los caballos en la pista de carreras y reducir el número de lesiones y fatalidades.”

 

En línea con la presentación acerca del caballo “en riesgo”, el Profesor Chris Whitton, Director de Investigación Ortopédica en Equinos de la Unversidad de Melbourne, informó a los delegados acerca de las últimas investigaciones realizadas en el campo de la prevención de lesiones de extremidades. “Las lesiones de las extremidades son las causas más comunes de muerte en las pistas, que frecuentemente también conducen a la lesión de jockeys. La tasa de lesiones catastróficas en Australia es de alrededor del 0,32%.” Esto llevó a la creación del Programa de Prevención de Lesiones de Extremidades en Equinos, de la Universidad de Melbourne. El Prof Whitton explicó que la descripción habitualmente utilizada acerca de las fracturas causada por una “mala pisada” es una denominación equivocada. “En realidad, la causa es una lesión preexistente no detectada (como las microfracturas) que ocurre durante entrenamientos a alta velocidad.” El Prof Whitton añadió que los especialistas aún necesitan mejorar su habilidad para detectar lesiones en su etapa más inicial.

 

“El objetivo es el de desarrollar estrategias de entrenamiento, gerenciamiento y de reglamentación para reducir la cantidad de lesiones catastróficas, reducir lesiones musculoesqueléticas que limitan la carrera del caballo y mejorar la longevidad y desempeño de los caballos de carrera.” La sesión finalizó con una reflexion del Dr Hee Un Song, Gerente del Centro Médico Equino de la Korea Racing Authority, enfocado en los actuales estándares de regulación, los temas recientemente hallados en materia de reglamentación veterinaria y los desafíos que ha enfrentado la KRA para abordar estos temas. “Una regulación veterinaria fuerte es esencial para carreras de alta calidad y la KRA, en su compromiso que apunta hacia este tipo de reglamentación, está expandiendo su actividad internacional para la mejora continua de sus servicios regulatorios.” indicó el Dr Song.

 

“Actualmente, existen una serie de controles fuera de competencia así como controles veterinarios predeclaración y pre y post día de carrera, que pueden conducir al retiro de una competencia. Esto puede ser un tema sensible para propietarios y entrenadores. Post carrera, evaluamos la presencia de cojera y/o episodios de sangrado. También contamos con una regla de 10 días de medicación, donde un caballo debe haber pasado al menos 9 días sin que se le inyectara ninguna sustancia.” A pesar de tales controles, Korea sufrió un incremento en la cantidad de casos de cojera e incidentes catastróficos. “Para poder abordar estos desafíos la KRA ha comenzado a tomar medidas para mejorar sus servicios regulatorios a través de la adopción de estándares internacionales, construir la confianza a través de una regulación fuerte y justa, mejorar el bienestar equino e implementar programas de investigación e intercambio.

FUNTE: OFAF