#ELTURFESTRABAJO, EL MENSAJE QUE SE BUSCA INSTALAR / Don Guima

Se largó esta semana por Twitter una campaña para concientizar sobre el valor de la industria hípica. Con el hastach #ElTurfEsTrabajo, centenares de mensajes con 280 caracteres invadieron el canal del pajarito y lograron llamar la atención de los, por lo general, indiferentes a las carreras de caballos.

La campaña fue impulsada por un grupo de periodistas inquietos, pero rápido fue hecha suya por burreros sin distingos. Con fotos, videos y personajes famosos apoyando #ElTurfEsTrabajo, la campaña logró ubicarse entre las tendencias de un día, logrando masividad.

Twitter también fue la vía elegida por la Lotería provincial para informar que había dado otro golpe al juego clandestino; esta vez con un operativo contra un kiosquito que funcionaba en el conurbano bonaerense.

Se hace auto propaganda la lotería; como con su aviso en radio Mitre llamando a hacerse fanático del Quini, mientras Vidal pregona disminuir el juego legal e ilegal. Doble discurso.

El jueves pasado, finalmente, los senadores no trataron en el recinto el proyecto del ejecutivo que impulsa cambios en la ley del turf y propone recortes a las subvenciones y subsidios que recibe el sector. La novedad fue tomada como una cuota de oxígeno, pero la presión, se descuenta, volverá en julio cuando los legisladores vuelvan a sus tareas. La industria, pues, tiene un mes más para seguir circulando su mensaje de que #ElTurfEsTrabajo.

Hay quienes piensan que otra manera de poner en agenda lo hípico es que se lo politice, usándolo como un tema que diferencie a la oposición del oficialismo.

La actual ley provincial del turf fue sancionada en épocas de Felipe Solá al frente de la gobernación. Solá es hombre de a caballo. Por entonces tenía un hermano vinculado con lo hípico. ¿Qué opinará el hombre del JP a quien se señala como potencial candidato para 2019?

“Con este porcentaje que estamos destinando al turf estamos haciendo justicia y fomentando una actividad para que siga desarrollándose”, había dicho Felipe Solá a La Nación en una nota publicada en 2002. https://www.lanacion.com.ar/407031-sola-un-acto-de-justicia.

El mundo del turf está lleno de políticos que por experiencia propia saben que #ElTurfEsTrabajo. El problema es que no todos lo manifiestan de la boca para afuera.

El alcalde de Nueva York pudo estar en la entrega de premios del Belmont Stakes, el sábado por la tarde. La gobernadora Vidal faltó al Dardo Rocha, la carrera más importante del hipódromo platense. Que Vidal no simpatice con el deporte hípico no debería justificarla por un mal desempeño en actos protocolares que atañen a su cargo.

Esta semana el turf sudamericano se desayunó con que cuatro caballos que participaron del GP Hipódromo Chile dieron positivo en el control antidóping realizado en Francia. El caso involucra a ganador y su escolta. Desde que varios hipódromos sudamericanos usan el Laboratoire des Courses Hippiques para examinar las muestras, se han descubierto casos de doping en caballos argentinos, uruguayos, brasileños y ahora chilenos. Perú, dicho sea de paso, usa un laboratorio norteamericano. Uruguay tiene previsto hacer en Francia los test de toda su carta clásica desde 2019. Argentina por ahora los hace en su país. Este cronista quisiera que todos se hagan en el laboratorio más celoso, aunque haya que vivir con el Jesús en la boca.

Sólo este año, La Plata detecto más de treinta positivos. Una enormidad.

La parte mala es esa. La buena es que las noticias de los doping no trascienden extramuros hípicos. Quedan para consumo interno. Y esto se debe sólo a algo: el turf no es popular.

Un estudio presentado en la 39 Conferencia Asiática que este año tuvo lugar en Seúl, demostró que el de las carreras de caballos está en el puesto 25 de los deportes más populares a nivel mundial. ¡¡25!! Quiere decir que hay otros 24 que interesan más. Digo esto para recordar que el hipismo no es el ombligo del mundo, con todo lo bueno y lo malo que significa.

 

 

Un saludo,

Julio Guimaraes