EL BIENESTAR DE LOS CABALLOS LUEGO DE LA COMPETENCIA / Don Guima

Las iniciativas acerca de Bienestar Equino y Cuidados Posteriores a la actividad competitiva alrededor del mundo tuvieron gran protagonismo durante la novena sesión plenaria de la 37° Conferencia Hípica Asiática en Seúl, donde se destacaron los avances hechos alrededor de este importante tema.

Luego de la reciente conferencia del Foro Internacional para el Cuidado Posterior de Caballos de Carrera (International Forum for the Aftercare of Racehorses (IFAR)), Jim Gagliano, presidente del U.S. Jockey Club, presentó los objetivos estratégicos y planes futuros de la organización. También brindó a los delegados un panorama del proyecto Man O' War (“Hombre de Guerra”) recientemente lanzado en EEUU.

“El IFAR fue creada como un foro independiente para promover el cuidado posterior a la actividad de competencia de los SPC y sirve para incrementar la demanda que existe alrededor de todo el mundo de caballos de carrera retirados, para la práctica de otros deportes ecuestres. En el transcurso de los próximos años, el IFAR planea desarrollarse como líder mundial en estrategias para cuidados posteriores.

Esperamos que todas las jurisdicciones hípicas firmen un código de práctica para cuidados posteriores y poder desarrollar sistemas de trazabilidad para rastrear a todos los caballos de carrera.

“Si tenemos en cuenta el acceso inmediato que tenemos a las noticias mundiales a través de internet y las redes sociales, cómo nuestro deporte es percibido y cómo tratamos a los atletas equinos que son el sustento de nuestro deporte, esto es sin duda más importante que nunca,” explicó Gagliano. “En EEUU nos hemos enfocado en los cuidados posteriores del SPC desde ya hace varios años, pero aún tenemos mucho que aprender de otros países, y estoy contento de que el IFAR nos permita compartir las mejores prácticas.”

Gagliano brindó a los delegados un repaso de los diversos proyectos en que se ha embarcado o que

financia The Jockey Club, incluyendo la Thoroughbred Aftercare Alliance, el Thoroughbred Incentive

program, el programa Jockey Club's Checkoff y Thoroughbred Connect, un servicio gratuito de búsqueda de microchip y tatuajes. El Proyecto Man O' War es la última iniciativa en contar con el apoyo de The Jockey Club.

“A pesar que existe evidencia anecdótica que sugiere que las terapias asistidas por caballos benefician a las personas con desorden de stress post traumático (PTSD), nunca ha existido evidencia clínica para fundamentarla. El Proyecto Man O' War es un ensayo de investigación liderado por una universidad para determinar la efectividad de las terapias asistidas por equinos

y para establecer los lineamientos para la aplicación las mismas en veteranos con PTSD. Muchas personas creen que los SPCs son los candidatos ideales para los programas terapéuticos, y estos programas son la segunda carrera perfecta para que se desarrollen muchos de nuestros atletas

equinos retirados, por lo tanto esperamos ansiosamente los resultados de la investigación”, expresó Gagliano.

 

 

La sesión fue conducida por Frances Nelson QC, presidente de Racing Australia, quien brindó una perspectiva interesante acerca de las reformas de Racing Australia del año 2016, las cuales pasaron a incluir resultados en busca de una mejora en el bienestar bienestar, desde el registro temprano de potrillos hasta un programa de trazabilidad abarcativo.

“La industria de carreras de SPC de Australia genera un exceso de $8,3 billones, hablando de un valor económico, y el caballo está dedicado enteramente a la industria. La hípica debe comunicar nuestros valores y las prácticas de bienestar a una comunidad más grande. Racing Australia ha estado trabajando durante ya un tiempo para impulsar los temas de bienestar para lograr esto. Bajo estas nuevas reglas, tanto la razón del retiro de la actividad como los planes para el caballo más allá de su carrera de competencia deben ser notificados al momento del retiro de actividad. Los caballos de carrera deben retirarse a los 12 años, y eso es obligatorio,” explicó Nelson.

“La implementación de estas políticas nos han ayudado a mejorar la integridad de la industria,

profundizaron el conocimiento acerca de la industria, nos han brindado conocimiento sobre los hechos y números para apoyar las comunicaciones de la industria y ha demostrado la responsabilidad y transparencia de la industria,” concluyó.

Sam Franklin, profesor asociado de la University of Adelaide, explicó a los delegados acerca del rol que pueden jugar los avances tecnológicos en las mejoras en cuanto a bienestar equino. Los Monitores cardíacos de a bordo, los sistemas GPS, los acelerómetros, las píldoras para controlar la temperatura, los sensores de oxígeno y los sistemas de endoscopía portátiles han contribuido a la hora de brindar información que podría mejorar el desempeño, evitar la fatiga y otros temas de salud.

De acuerdo con Franklin, el tema a abordar es si el desempeño equino puede mejorar al minimizarse las tasas de lesiones. “A lo largo de los últimos 60 años no ha habido una franca mejora en los tiempos de carrera de los SPCs. Mientras que la fisiología del ejercicio de equinos es una disciplina relativamente joven, muchas de las tecnologías que se utilizan en las ciencias del deporte en humanos han empezado ahora a aplicarse en caballos, especialmente en cuanto al monitoreo de la condición de entrenamiento, así como el monitoreo de su estado de salud.

“Existe un amplio rango de tecnologías a las cuales hoy se puede acceder para asistir en el entrenamiento y seguimiento de caballos, pero es esencial que estas tecnologías puedan ser evaluadas científicamente y que se tenga en cuenta la propiedad y almacenamiento de los datos recolectados,” concluyó el Prof Franklin.

El Hong Kong Jockey Club cuenta con un programa de bienestar de larga data, y el Dr Peter Curl, Gerente Ejecutivo de Reglamentación Veterinaria, describió el enfoque del Club acerca del bienestar equino. “La mejora de la calidad de vida, bienestar, seguridad y durabilidad de los caballos de carrera, es crítico para asegurar la popularidad y la sustentabilidad de las carreras de caballos a futuro.

“Es un hecho que a los caballos de carrera se les da una calidad muy alta de condiciones para su cría y cuidados veterinarios, dado que este es un requisito fundamental para un rendimiento atlético óptimo.

Sin embargo, la sociedad se encuentra en medio de una importante revolución en términos de cómo se percibe a los animales y cómo se los debería tratar a lo largo del tiempo en que son utilizados por el ser humano. Así, el rápido cambio en los valores de la sociedad ha tenido como consecuencia que el bienestar equino se convierta en un tema crítico, e incluso existencial, para las autoridades hípicas. A la vez que los medios y la internet han promovido el activismo pro animal desde una plataforma instantánea, de gran alcance y esencialmente libre de costos.

“El Hong Kong Jockey Club actualmente cuenta con una estrategia de bienestar bien coordinada, que consiste en posiciones dedicadas al bienestar, paneles asesores sobre bienestar, identificación de

“mejores prácticas”, un fondo para la investigación en equinos, estrategias de comunicación, programas de educación e iniciativas para cuidados posteriores”, explicó.

El Dr Curl finalizó con un revelador recordatorio para todos los presentes: “Lo que es bueno para el caballo es bueno para la hípica”.

La Sra Amanda Bond, Gerente Ejecutiva de Asuntos Ecuestres del HKJC, brindó un detalle acerca de cómo se reentrena a los caballos de carreras de Hong Kong para que puedan tener una segunda carrera significativa en el mundo ecuestre. “Alrededor de 400-450 caballos se retiran de las carreras cada año, en Hong Kong. Los propietarios pagan un subsidio cuando importan un caballo a Hong Kong, y al retirarse tienen 2 opciones: o exportan sus caballos, en cuyo caso el subsidio se les reintegra para cubrir los costos de exportación o pueden donarlo al Club, en cuyo caso este subsidio es utilizado para apoyar el programa de reentrenamiento.”

Bond explicó que el subsidio, actualmente de HK$60,000, se incrementará a HK$80,000 para las

importaciones de la temporada 2018/19.

“Estos caballos luego se trasladan a las instalaciones del Club ubicadas en Beas River, donde los caballos son examinados por un veterinario para evaluar si se encuentran en condiciones físicas y

temperamentales. Luego del re-entrenamiento existen una variedad de opciones para estos caballos, como ser caballo de conducción de equipo, de caballeriza, escuela de jinetes, conducción en establo, escuela de aprendices de jockey, piscina de competición o exportación fuera del país.”

La sesión concluyó con el Dr Kyungwon Park, Gerente en Jefe de Reglamentaciones Veterinarias del

Hospital de Equinos de KRA (Autoridad Coreana de Carreras) que presentó las nuevas estrategias para el fomento del bienestar equino en Corea. Una encuesta realizada en 2017 indicó que en Corea hay 27.210 caballos y 619 burros y mulas.

“El Acta de protección animal en Corea no incluye ninguna consideración especial para el caballo. El bienestar general de los caballos en Corea está un tanto elevado por encima al resto de otros animales, en el sentido que cuentan con pasaporte, nombre y tienen acceso a cuidados veterinarios y se encuentran insertos en programas de buen entrenamiento y cuidado, pero “bueno en términos generales” no es lo suficiente bueno”, indicó.

 

En 2017 la KRA inició el proyecto de Mejora de Bienestar Equino – con el lema: - “Haz un mundo más feliz tanto para humanos como para caballos.”

Los planes estratégicos incluyen el fortalecimiento de la responsabilidad del propietario, la mejora de las reglamentaciones de carreras, la modernización de los servicios médicos para equinos y la reforma de los seguros para animales. El proyecto también incluye la creación de un comité de bienestar animal y la vigilancia para evitar el abuso. Por último, según manifiesta el Dr Park, está la educación y la comunicación, tanto a nivel local como internacional.

El Dr Park concluyó con su propia versión de una bien conocida cita: “este es un paso pequeño para el hombre, y un salto gigante para el caballo.”

(*) FUENTE OSAF