LO QUE SE VE O CUANDO SE TRATA DE CONQUISTAR AUDIENCIAS / Don Guima

Noventa mil personas vieron ganar in situ a Justify en el Belmont Stakes y con ello la Triple Corona. Cientos de miles más lo siguieron por la cadena NBC. En Sudamérica se vio por ESPN, con los comentarios de Fernando Valdizán. Hubiese querido oír el relato también en chino, pues ciudadanos de esa nación tienen porcentajes en la propiedad del campeón.

 

Poco menos que veinte millones de personas en los EE UU acaban de ver la final de la NBA. El choque de las dos conferencias es el máximo espectáculo del básquet mundial. Más de cien millones de personas atienden cada temporada  por TV el último juego del Super Bowl. Millones siguieron en todo el planeta a Rafael Nadal en la final de Roland Garros. Rafa Nadal ya es una marca. El mallorquín es un gran negocio para el tenis. Le asegura supervivencia. La inauguración de Rusia 2018 puede batir records de audiencia sólo superado por el del partido por la coronación. La opción de un Triplecoronado es lo más fuerte que puede entregar el turf a nivel mundial.

 

De costa a costa, USA conoce a los Warriors, aunque no todos a  Justify. No es el de las carreras el deporte más popular en los Estados Unidos. De hecho, apenas se ubica 25 entre los más populares a nivel mundial.

Los deportes necesitan de estrellas para trascender. Ídolos con los cuales establecer romances.  Las carreras es un deporte al que no le sobran estrellas de referencia mundial. Ni de cuatro patas ni entre quienes pisan un par de estribos. La prensa tiene mucho que hacer con tal de ayudarla.Hay que contar historias. Nadie se enamora de un personaje sin una vida. Los americanos son expertos en este tema.

 

Durante la cobertura del Belmont, ESPN puso tanto énfasis en Justify como en Smith o Baffert. Contó que Smith era constantemente regañado por su madre por escaparse del colegio para ir a montar caballos en Nuevo México. Probablemente Smith no hubiera ganado la Triple Corona de no haber una ventana abierta en su aula. El cano Bof Baffet vivía en el rancho de su padre entre vacas, patos, gallinas y caballos de rodeo. Su sueño de juventud era ser jockey de caballos de cuadreras. Los hipódromos grandes estaban tan lejos suyo como de irse de vacaciones a marte.

 

ESPN contó historias humanas. Trabajó para que la audiencia se enamorara por unos minutos del personaje. Logró con esto mantener la atención del televidente y que no recurriera al zapping.

 

Un saludo,

Julio Guimaraes