POR AHORA LA BATALLA DE LA COMUNICACIÓN ESTÁ PERDIDA / Don Guima

Estamos en el fondo del mar, con la tripulación sublebada y el capitán tiene escorbuto, diría un viejo cronista hípico de La Nación para graficar cualquier mal momento.

Pasó lo que no tenía que pasar. Que una señora de la esquina le comentara otra sorprendida en la verdulería porque había escuchado a la gobernadora decir que se subsidiaba con mil millones de pesos el juego de hipodromos. "!Que barbaridad! Les daban plata a los burreros para jugársela a las carreras mientras en los hospitales no hay vendas. Menos mal que se los van a sacar", decía mientras pedía un kilo de tomates como para ensalada.

La otra vecina, que no ve el programa de Mirtha los sabados a la noche porque se acuesta temprano, no lo podía creer. "Yo escuché a la Vidal decir que los remedios oncológicos van a ser gratis. Y sólo por eso ya se ganó mi voto para presidenta. Y que le saque el subsidio a los burreros, si es como vos decis, me parece muy bien."

En la época de las comunicaciones vale tanto informar como desinformar. A las vecinas le llegó un mensaje cargado de errores, pero como lo dijo la tele lo dan por cierto. Están seguras que el estado nos venía dando plata para jugar gratis quinta el ocho. Y andá a sacarselos de la cabeza ahora.

Durante más de quince años la opinión pública no supo que la hípica recibía una subvención. Inclusive muchos de las carreras tampoco estaban empapados de cómo se manejaba el tema ni en qué se lo usaba.

Hace mucho dije que el tema del subsidio no resistiría una tapa de Clarín. Que sería difícil defenderlo y que lo entendieran. No fue Clarín. Fue en lo de Lanata donde comenzó a desinformarse. Y el escucha, como lo dice la radio, compró.

En los últimos tiempos advierto movimientos para tratar de corregir el mensaje, pero es una lucha de cuchillo contra tenedor.

Media palabra en contra en un programa de 15 puntos de raiting te hunde hasta el fondo del mar.

Juan Carlos Bago ya tiene el trabajo que le encargó a una consultora de primera sobre El Turf y su verdadero impacto. Sólo falta el prólogo para que se distribuya entre legisladores y hombres influyentes. Será en el Congreso donde el turf librará su próxima batalla. La de la prensa está casi perdida.

Se habla de que algunos sectores de la industria podrían tomar la plaza frente a la gobernación platense más temprano que tarde. Este martes algunos de sus organizadores se reunieron casi en secreto. La semana próxima podría haber otra reunión, pero en Capital. Cuentan que quieren convocar a militancia hípica de todo el país.

El riesgo es que el ejecutivo provincial, como ya ocurrió, presente en la legislatura un proyecto para reducir subsidios y subvenciones al turf bonaerense, para llevarlos a cero en 36 meses.


Quienes manejan números dicen que si el subsidio se cayera mañana, el turf tendría que recaudar $ 45.000.000 por reunión en apuestas para mantener el nivel actual. Hoy hay reuniones en las que apenas se llegan a los diez millones. Sólo podría lograrlo si se le dan a la industria herramientas para su crcimninto y el proyecto Vidal podría contemplarla.