POR UN BROTE DE INFLUENZA EQUINA SE PIDIERON EXPLICACIONES AL SENASA /// Don Guima

Uruguay todavía mantiene cerrado el ingreso de caballos oriundos de Chile, tras haber tomado esa decisión en febrero por los casos de influenza equina registrados del otro lado de la Cordillera.

 

El celo por protegerse de un contagio también los llevó a impedir el tránsito hacia su país de caballos de Argentina, donde en las últimas semanas se multiplicó el número de infectados. Entre Chile y Uruguay el flujo de caballos no es tan importante como el que se da entre las dos costas Río de la Plata.

 

Acaso si Argentina hubiera actuado con el mismo cuidado que Uruguay cerrando sus fronteras a los ejemplares de Chile, desde donde se habría expandido la enfermedad, hoy no se estaría sufriendo las consecuencias sanitarias y económicas derivadas de aquel mal.

 

La Asociación de Propietarios de Caballos de Carrera le acaba de pedir explicaciones a Senasa de porqué no tomó los recaudos necesarios y si los tomó cuales fueron si en enero ya estaban anoticiados de la presencia del virus en Chile. Propietarios da crédito a los avisos que desde entonces  realizó a las autoridades la Dra. Marta Monina, poniéndolas en alerta. Propietarios adjudicó la responsabilidad en el área de Equinos del Ministerio de Agroindustria.

Con conciertos de tos en los establos, carreras diezmadas en número de participantes y concursos ecuestres cancelados, el panorama con que se deberá afrontar el denominado festival Caballos Argentinos del 1 de marzo en la el Campo de Polo y el Hipodromo de Palermo será de cuidado.

 

Mientras tanto en Uruguay, no se supo de ningún caso reportado. Allá practican aqullo d  más vale prevenir que curar.

 

LA CARTA DE PROPIETARIOS AL SENASA

Señor Presidente del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agropecuaria

Sr. Ricardo L. Negri

 

De nuestra consideración:

Por la presente nos dirigimos a Ud., a los efectos de solicitar a la entidad que Ud. preside una clara explicación sobre lo acontecido en relación al brote de influenza.

 

El pedido se funda en la información precisa obtenida de un profesional veterinario que se encontraba el día 18/01/2018 en zona de la cordillera, quien toma conocimiento de un brote viral de INFLUENZA en Chile que lo denuncia el SAG, confirmando el día 20/01/2018 la OIE (Organización Mundial de Sanidad Animal) una cepa viral positiva denominada – H3 N8-, e inmediatamente comunica al Senasa de La Plata y de Palermo.

 

A partir de ese momento el SENASA guarda silencio, no hace ningún comentario, ni tampoco anticipa ni habría tomado medidas precautorias de vacunación para informar sobre un brote de virus en Argentina. Por segunda vez, a mediados de febrero, le informan al profesional sobre una competición de caballos criollos que fueron desde la provincia de San Juan a Chile y nuevamente comunica al SENASA que Chile aún no cerró la epizootia, razón por la cual había caballos enfermos en la región.

 

El turismo a caballo entre los países se continuó realizando, ingresando a la Argentina enfermos con el virus, dejando de ser efectiva la barrera sanitaria, como es la cordillera, y desparramandose al resto de los caballos. En efecto, esos caballos volvieron con signos de la enfermedad, y lo mismo sucedió en otras zonas aledañas a los Andes, en Neuquen, Chubut y Río Negro.

 

Todo indica que SENASA nunca adoptó una acción de control, incluso existen constancias de que algunos hipódromos pidieron la suspensión de sus carreras como medida de prevención de la diseminación.

 

En Semana Santa se habría pedido a SENASA que restrinja el movimiento de los equinos por la exposición de “Nuestros Caballos”, para disminuir las posibilidades de diseminación y evitar la explosion del virus en caballos jóvenes con mayor posibilidad de contagio.

 

Señór Presidente, hasta tanto no expliquen correctamente su accionar de los miembros del área de equinos del SENASA, no puede descartarse que sean responsables de un enorme perjuicio económico a la población, como así también por poner en riesgo sanitario a los equinos. Dentro de este contexto, le solicitamos una pormenorizada explicación, con hechos concretos, que respalden su accionar para evitar la propagación de la infección no solo en los hipódromos sino en resto del país, pues no puede desconocer el Señor Presidente, que el brote no prevenido en tiempo y forma, ha ocasionado considerables costos adicionales a los Sres. Propietarios, y en particular ha imposibilitado a un amplio universo de ejemplares de participar en competencias hípicas. Sin otro particular, lo saludamos con el mayor de los respetos.

 

Rafael Pascual

Mariano Fragueiro Frias