EL CABALLO MENOS CREIDO CONSIGUIÓ UN TRIUNFO INCREÍBLE / Don Guima

Fue un batacazo desde el sport la victoria de Polarized en el clásico Raúl y Raúl E. Chevalier (G2). Pero quienes lo habían visto correr antes el clásico Crespo, también como perdedor, había descubierto en el hijo de Lingote de Oro a un potrillo que sería fija en la categoría más baja y sorpresa en el terreno selectivo.

Lo que no se esperaba era verlo ganar tan fácil, y por tantos cuerpos.

Polarized fue puntero en su estreno hasta que se cansó; fue líder de pelotón en el Crespo hasta los 300 metros, sacando pecho. Fue puntero tenaz en el primer gran premio del año para los potrillos en San Isidro y le pegó directo hasta el disco.

 

Lo cuida Juan Alberto Romero para el stud El Habilidoso; pagó $ 61,20 y le ganó por seis cuerpos a Kaycur, con Il Gelato tercero, perdiendo su condición de invicto.

Polarized es hijo de Lingote de Oro y nació en Abolengo.