PALERMO HOMENAJEO A ROMAN ROSSO LUEGO DE GANAR EL LATINO / Don Guima

Prensa de Palermo

El Hipódromo de Palermo homenajeó a su representante, Roman Rosso, luego de haberse consagrado en el Gran Premio LONGINES Latinoamericano.

 

 

Roman Rosso no deja de brillar. Luego de la hazaña lograda en el Gran Premio LONGINES Latinoamericano, el representante del Hipódromo de Palermo recibió su merecido homenaje en el marco de una jornada jerárquica con el Clásico Irlanda (G3) como prueba central.

 

El hijo de Roman Ruler desfiló frente a las tribunas de Palermo donde los aficionados tuvieron la oportunidad de aplaudir al pensionista de la caballeriza La Primavera por el logro obtenido el último sábado en el Hipódromo Nacional de Maroñas.

 

El éxito de este ejemplar perteneciente a Luis Pagella comenzó a cimentarse con la victoria alcanzada en el Gran Premio Nacional de 2017, que le permitió la nominación para participar en la carrera mejor rentada del cono sur.

 

"En el momento que ganó el Nacional supimos que estaba en condiciones de pelear el Latinoamericano", aseveró su entrenador, Jorge Mayansky Neer, quien diseñó un plan estratégico para alcanzar el éxito deportivo.

 

"Ganó la carrera más importante que hay en Argentina, que es para potrillos, y lo ganó con una autoridad tremenda -destacó- y ahí, dandole valor a la calificación de esa carrera tradicional entre nosotros, supimos que estaba habilitado para ganar cualquier carrera".

 

Sin embargo, aseguró que "fue fundamental el descanso". "Lo planifiqué de esa manera. Se hizo un cronograma de preparación para el Latinoamericano que se cumplió a la perfección porque él ayudó. No tuvo jamás el más mínimo traspié y creo que fue fundamental para el éxito grande que tuvo", reconoció.

 

Si bien no se animó a adelantar el futuro de Roman Rosso, su entrenador adelantó que "es muy probable que el GP República Argentina sea el siguiente paso".

 

Por su parte, el jockey Wilson Moreyra remarcó: "Roman Rosso se destaca por su temperamento, su clase. La verdad que tiene una condición bárbara. Ya se había notado en el Gran Premio Nacional pero después tuvo un descanso y cuando comenzó de nuevo el entrenamiento, a mediados de enero, se notó que había evolucionado mucho".

 

No fue una experiencia más para el joven de General Viamonte. Sabía que sería una prueba única y se preparó para eso. "Se te pasan muchas cosas por la cabeza cuando sabés que vas a estar en el Latinoamericano pero nunca tuve nervios. Siempre lo soñás pero que te llegue, es otra cosa. Éramos 12 y todos fuimos con la misma ilusión. Cuando crucé el disco no lo podía creer. Hicimos mucho sacrificio para llegar a eso y que me haya tocado es una alegría enorme", afirmó Moreyra, luego de recibir su reconocimiento junto al propietario de Roman Rosso, Luis Pagella; al entrenador, Jorge Mayansky Neer; y al peón José Villalba.