SE VIENEN TIEMPOS DE DEFINICIONES EN LA REPÚBLICA DEL TURF / Don Guima

Faltan dos semanas para que Miguel Crotto anuncie el ganador de la distinción Carlos Pellegrini del Año 2017 y hay expectativas tanto por conocer el nombre del elegido como por escuchar el discurso que dará el presidente del Jockey Club.

 

Se espera un discurso político, con definiciones. Hablará de lo importante, como lo es tener un turf limpio,  y de lo urgente, como las deudas que la provincia de Buenos Aires mantiene con el hipódromo de San Isidro y su intención de restarle apoyo a la industria, sacandole el denominado Fondo de Reparación.

 

Quizá también hable de la necesidad de unirse ante la adversidad, de los liderazgos, de la posición que debe ocupar cada sector en el engranaje de la cadena hípica. ¿Lo hará frente a un auditorio fragmentado? ¿Irá este año el presidente de la Lotería bonaerense? ¿Qué dirá Gustavo Posse, el intendente de SI?

 

********************

 

Son estos, y los anteriores, días de reuniones; de hacer lobby; de hablar con diputados, senadores. La categoría de socios del club asegura la llegada directa a donde otros tienen que tocar timbre para que los atiendan.  El nombre del Jefe de Gabinete de Ministros de la Provincia de Buenos Aires, Federico Salvai, es mencionado a cada rato como un puente entre lo que se tiene y lo que se quiere. El del Ministro de Economía provincial, Hernán Lacunza, a veces asusta.

 

********************

 

Se dice que San Isidro está preparando su propio proyecto de ley para modificar la actual norma; un grupo de entidades hípicas trabajan en otro diferente que modificaría las cargas al sport, mantendría el Fondo de Reparación por un tiempo y restaría subsidios a los gremios.

"Si lo tiran a Quiroga al bombo va a haber...", se escuchó en una esquina próxima a la barrera de la estación Belgrano C. Diego Quiroga, quien puso a disposición la sede de Aphara para que las instituciones discutieran puertas adentro, podría generar medidas de acción directa si los ningunean.

Otros hablan de la posibilidad de que empresarios del juego hagan arreglos con San Isidro para el caso de que ganen  algunas de las canastas de tragamonedas que licitará la provincia en reemplazo de las vencidas.

 

********************

 

Jorge Taiana, Eduardo Valdez y Gabriel Mariotto volvían en Buquebus desde Montevideo en lunes a la tarde luego de algunas reuniones del Mercosur. Con ellos también regresaba  Osvaldo Papaleo, ex presidente de la lotería provincial, quien charlando con Don Guima a la salida del buque Francisco decía que la actual gobernadora no tiene idea de la fuerza productiva de la actividad hípica.

"La gente no pierde su plata en los hipódromos; el burrero pueder perder 500 pesos; los que son jugadores la pierden en los casinos", decía Papaleo, tras preguntar cómo le había ido al de Etchechoury en el Latino.

Integrante también del Parlasur es Osvaldo Mercuri, quien, dicho sea de paso, resultó fundamental para la sanción de la actual ley del turf, a comienzo de los 2000.

 

********************

 

La provincia le debe a  San Isidro más de 70 millones de pesos del Fondo de Reparación. Adujo problemas  con un nuevo sistema de liquidaciones. Se les cayó el programa y tardaron en levantarlo, dicen. Tienen la ventaja de la duda. Se supone que antes de fin de mes se pondrían al día.

 

La crisis del turf hizo que la actividad saliera de su letargo. Está activa. Salió a achicar. A concientizar de que no es tan mala como se la pinta. Hace lobby para mantener un status quo. Para que de arriba no arrasen con las subvenciones y subsidios que se supo conseguir. Logrado esto, necesariamente vendrá  tiempo de aprovechar el impulso y buscar el crecimiento genuino. Volver a hacer la plancha ya no tendrá perdón de Dios.

 

Lo peor todavia no paso. Azul ya no puede hacerse cargo de Tandil porque virtualmente le cortaron el chorro de la subvención. Les recitan la poesía del cambio en el sistema para hacer las liquidaciones. Si la provincia de Bs As no logró remediarlo ya en tres meses, que llamen a técnicos de la Nasa.

 

Un saludo,

Julio Guimaraes