Juan Carlos Capelli premió a Julio César Méndez con un reloj Longines

PARA LONGINES, LA ELEGANCIA ES MUCHO MÁS QUE ANDAR BIEN VESTIDO / Don Guima

Longines renovó su alianza con la Organización Sudamericana de Fomento del SPC y por nuevos cinco años patrocinará el Longines Gran Premio Latinoamericano.

 

-¿Porqué caballos?, se le pregunta a Juan Carlos Capelli, vicepresidente de la marca de relojes suizos. Y responde.

-¿Porque no? Suiza  es llamado el país de los caballos. El primer deporte donde hemos hecho un patrocinio fue con las carreras de caballos en 1878. También cronometramos las carreras en Belmont Park, en 1881. Tenemos los mismos valores de tradición, de elegancia y performance.

 

-¿Qué es ser elegante?

-Es lo que tienes dentro, es cómo te comportas con los otros, es el fair play, es la actitud. En lo ecuestre es la armonía entre el caballo y el jinete. El hipismo es un deporte de mujeres y hombres participando en el mismo nivel. Nosotros hacemos relojes para mujeres y para hombres. 50 y 50. Pero miras a la Fórmula 1, al automovilismo, al fútbol, al boxeo y verás sólo hombres. A las carreras de caballos van los dos sexos; eso para nosotros es importante. El de las carreras es un deporte elegante y la gente que viene a mirarlas también lo es. Hombres de pajarita y mujeres de sombreros.

 

-¿Qué valores deben tener los embajadores de Longines?

-Miras a André Agassi y a Steffi Graf y te preguntas porqué ellos y no Federer o Djokovic y es porque en aquellos vemos elegancia y actitud. Con todo lo que han ganado, Agassi y Graf podrían estar todo el día en las playas o jugando golf, pero usan su tiempo, por ejemplo, en ayudar  a los demás. André Agassi tiene una escuela para más de mil niños que estaban en riesgo y allí se le imparten la mejor educación posible. En Alemania Graf tiene un centro para el tratamiento de niños que han vivido el shock de las guerras. Para nosotros eso es elegante. Buscamos esa clase de embajadores.

 

-¿Longines es un reloj para usar o para guardar en la caja fuerte?

-Tenemos un reloj para cada muñeca. No somos arrogantes. Lo puede tener el emperador de Japón o la chica que vende sushi en la calle. La reina de Inglaterra lleva un reloj Longines porque su caballo Estimate ha ganado una gran carrera y lo usa.

 

-¿Que pasa cuando ves a los chicos mirar la hora en el celular?

-El reloj es más que dar la hora. Puedo ver tu reloj y se quien eres, sin duda. Antes de mirarte a los ojos miro tu reloj.

 

Un saludo,

Julio Guimaraes