JAVIER CHA, EL DIRECTOR DE CASINOS DE URUGUAY, PIDIO QUE LOS TRAMPOSOS DEL TURF SE VAYAN A UNA ISLA DEL RIO DE LA PLATA Y SE EMPAQUETEN ENTRE ELLOS ALLI / Don Guima

 

“Hay un folklore negativo en un círculo estrecho de la actividad, que es uno de los factores más destructivos del turf. Me refiero al atraso de seguir pensando que los bombos son picardías, que las sustancias y el doping son parte de la competencia, que voy al frente según como vayamos jugando, que el jockey que sabe "parar" es un capo y la rematan con la sentencia fatal y mediocre de "esto es pa los vivos". 


Ese tipo de bajezas que festejan la trampa y el engaño, provocan la estampida de cualquier ciudadano honesto y bien educado que se acerque a ese círculo tan erosivo como anecdótico.
Quién se va a querer quedar donde le dicen en la cara "esto no es pa los giles".
Lamentablemente este tipo de miserias existen y no son vivezas, contaminan y degradan al turf como deporte noble y respetable. Y después se quejan: "no hay caballos, faltan más propietarios, hay que arrimar más gente".


Terminar con esa visión y esas conductas enfermizas, es construir actividad, querer al turf y apoyar de forma notable a su prestigio y desarrollo, que indefectiblemente van de la mano.


Los que piensen que hay que seguir con mañas y trampas, le harían un enorme bien a la industria y al turf uruguayo, si se van de nuestros hipódromos y siguen con sus pavadas en alguna isla del Rio de la Plata y se empaquetan entre ellos mismos. De paso le pueden sumar todas las timbas cavernícolas y mañosas que tanto les gustan. 
Pero bien lejos de nuestros hipódromos y de los nobles caballos.”

Un saludo,

Javier Cha