"EL HIPÓDROMO DE SAN ISIDRO PREFIERE MIL VECES LOS INGRESOS GENUINOS ANTES QUE LA SUBVENCIÓN"

"Hay cosas que eran previsibles. Que se baje el fondo del 12 al 9 por ciento fue algo que dijeron desde el primer día en esta administración. Yo siempre pensé que había que hacerlo de manera paulatina y que le dieran a los hipódromos herramientas alternativas para generar ingresos genuinos. El Jockey Club, el Hipódromo de San Isidro, prefiere mil veces los ingresos genuinos antes que la subvención", dice Miguel Crotto, el presidente del Jockey Club.

 

-¿Qué herramientas?

-Básicamente, todo el territorio de la provincia de Buenos Aires con agencias hípicas o de lotería y que se negocie bien con la ciudad para que tengamos agencias en la Capital. Pocas pero buenas, que nos resuelvan el tema de los días domingos o el de las últimas carreras cuando las de lotería cierran. También que se hagan acuerdos con Santa Fe, Córdoba o Entre Ríos, por ejemplo, para que podamos entrar allí. Que permitan el juego on line. Ya había un programa desarrollado con el que se podía jugar con una tarjeta que se compraba, como una SUBE.  Todo eso para el Jockey Club sería más valioso que la subvención.

 

-¿Qué tan cerca se podría estar?

-No se, porque a pesar de que los actuales funcionarios son excelentes personas, es muy difícil saber qué grado de libertad tienen.

 

-La gobernadora dijo que quiere desalentar el juego legal y erradicar el ilegal. ¿Podrá?

-Lo que yo se es que en el mundo actual el único lugar donde el juego avanzó y se tomó una una decisión política para terminar con ese avance fue en Rusia, con Putin.

 

-¿Qué hizo?

-Luego de la caída del muro hubo un gran avance de las maquinitas, pero un día Putin dijo que ese juego sólo se concentraría en ciudades turísticas y en ningún lado más.

 

-¿El Jockey Club podría presentarse a la licitación por las tragamonedas?

-Este club no tiene ninguna chance de hacerlo como entidad sin fines de lucro que es. Además, quien administrase las maquinitas terminaría manejando el club porque los intereses económicos tendrían un peso enorme que el club no podría equilibrar. Tampoco habría ninguna chance de  que una asamblea lo apruebe.

 

-En algún diario se publicó que la gobernadora Vidal tomó sus decisiones frente al juego luego de hablar con el Papa en su momento.

-Cuando era arzobispo de Buenos Aires, Bergoglio nunca se opuso a las carreras.

 

-Mientras lleguen aquellas herramientas el subsidio bajará.

-Si nos bajan la subvención bajaremos los premios en forma proporcional. Todavía no nos pagaron la de diciembre. La gente dice  "San Isidro no paga los premios" y no es verdad porque nosotros pagamos al primero y al segundo lo que les toca del 9 por ciento de las apuestas apenas salen los controles antidoping y del tercero en adelante los pagamos con fondos propios. Pero los premios del ganador y del segundo fundamentalmente son premios del Fondo y nosotros no tenemos la obligación de pagarlos. Ya financiamos del tercero al sexto, el Campo 2 y las agencias de lotería.

 

-¿Porqué se llegó a esta situación que parece límite?

-Creo que la gran culpa la tenemos nosotros porque ha faltado una visión estratégica del problema. Que esto ocurriría lo empezaron a decir hace dos años Melitón López, Lanusse, Lacunza y yo siempre mantuve el mismo argumento: que lo hicieran en pasos y dieran recursos alternativos al turf que dependen de ellos también. Durante muchos años fui funcionario público y se que a los jefes además de ir con un problema hay que llevarles una solución.



-¿Qué es lo que hay que hacer?

-Una gran reestructuración de la hípica y cada uno que haga lo que le toca. Lo que no se puede hacer es quedase fumando habanos. Hay una realidad que no se quiere ver. Para lo que es el nivel de apuestas y  recursos, los premios actuales son altísimos.

 

-¿En qué quedará lo del laboratorio?

-Seguiremos remando ese tema. Seguiremos conversando hasta fin de febrero para ver cómo se lo financia. Propietarios ofreció el 1% de los propietarios, que son cerca de 6 millones de pesos, pero de esa manera no se puede.

 

¿Cuánto terminará costando la obra?

Aproximadamente dos millones de dólares. El principal motivo por el cual lo queremos tener no es por la IFHA; sino para que a nuestros clientes, que son los aficionados, no los sigan robando.

 

Un saludo,

Julio Guimaraes