JOE NELSON. "La única arbitrariedad que ha existido con relación al Fondo de Reparación, desde su creación, ha sido la actuación hasta diciembre de 2015 de los funcionarios de Lotería y del Gobierno de la Provincia de Buenos Aires" / Don Guima

 

Sr. Director:

 

Le ruego de ser posible publicar este comentario con relación a las declaraciones de Mónica López del 7 de enero.  No tengo relación personal pero he intercambiado saludos con ella y su esposo en el hipódromo y en alguna comida en Propietarios.  Sé de su entusiasmo por el turf y de las inversiones que realiza.  Nada en esta nota debe leerse como una crítica personal hacia ella.

En su nota, Lopez se refiere, entre otras cosas con las cuales coincido plenamente, que el Jockey Club actúa con arbitrariedad. Solamente a ese párrafo quiero hacer referencia.

 

Aclaro inicialmente que recientemente fui miembro de una lista opositora a la Comisión Directiva que preside Miguel Crotto. Muchas de las medidas que toman me parecen bien, muchas otras mal.  Pero no ejerzo representación alguna en el Jockey Club. Esta nota la escribo como un burrero que desde 1987 ha tenido cierta participación en la vida del turf, aquí y en el extranjero, a veces como partícipe y otras como simple testigo.

 

En lo que respecta a la situación actual, los hechos ocurridos los últimos 15 días y a la situación del Fondo de Reparación tengo opinión categórica hace rato, que conocen bien mis amigos del turf. Pero aquí solamente quiero aclarar que en lo que respecta al uso del Fondo de Reparación, la aplicación de los montos que recibe el Jockey Club y sus decisiones comerciales sobre el Hipódromo de San Isidro no existe ninguna arbitrariedad.

La única arbitrariedad que ha existido con relación al Fondo de Reparación, desde su creación, ha sido la actuación hasta diciembre de 2015 de los funcionarios de Lotería y del Gobierno de la Provincia de Buenos Aires. Fueron ellos los que una y otra vez congelaron esos fondos, en una oportunidad por 26 meses con una inflación del 30%, y en muchísimas oportunidades demorando mas de 90 días el envío de esos fondos congelados.

 

Cuando las autoridades del Jockey Club y de las entidades concurrían a reuniones en la Lotería y en el Gobierno de la Provincia, luego de extensas demoras, dilaciones, evasivas y descortesías, nos comunicaban que en realidad para descongelar el Fondo o apurar el depósito de lo que por ley correspondía, debían comunicarse con gente que atendía en las cercanías de la Av. Libertador y Dorrego.

 

Nunca sabremos si aquella recomendación era cierta o una buena excusa de los funcionarios. Pero no dejaba de sorprender que a pesar de esa situación penosa e injusta en que se ponía al HSI, en aquellos tiempos, como hoy, los paros se hacían siempre en San Isidro, nunca en otro hipódromo  Desde ya que puede ser casualidad, no puedo descartarlo.

 

Le puedo asegurar Señora que aquello sí fue arbitrario. También fue injusto e ilegal. Diría que también extorsivo y mafioso. Pero como eso es historia, solamente quiero decirle que esas arbitrariedad permanentes hasta diciembre de 2015, produjeron daños enormes  y concretos especialmente a los mas débiles del turf; esos a los que siempre se dice defender; los peones, capataces, jockeys, domadores, talabarteros, veterinarios, herreros y por supuesto también a criadores, cuidadores y propietarios y también al Jockey Club que debía financiarse en el mercado bancario a tasas de 50% para poder seguir haciendo carreras y pagar los premios como se podía.

 

Lo ocurrido en esos años, el esquema de poder que existió sobre el Fondo de Reparación, marcó hasta hoy la situación de nuestro turf.

Para ser arbitrario hay que tener poder. El Jockey Club y todas las entidades que padecieron a esos funcionarios jamás lo tuvieron con relación al Fondo. El poder siempre lo tuvieron los funcionarios nombrados por el partido que gobernó la Provincia esos 15 años.

El daño que le hicieron a la hípica argentina, sometiéndola a tener que vivir de prestado por no aprobarle ninguna de las herramientas que la Ley del Turf preveía, dura hasta hoy.  En el camino también destruyeron el prestigio del turf argentino en el exterior, que sin Fondo miraba de arriba a nuestros vecinos que ahora no pueden creer que en la Argentina ocurran las cosas que vimos los últimos 15 días y las que seguramente vamos a ver.

 

Muchas medidas de la Comisión de Carreras del HSI no las comparto. Yo también fui parte de una Comisión Directiva que cometió errores. Pero le aseguro que el Jockey Club es solamente un perjudicado más de las políticas dictadas en la Provincia durante 15 años, como lo han sido todos los demás: Criadores, Propietarios, Cuidares, demás Gremios y el prestigio de todos.

Hoy el turf YA NO ESTÁ EN LA AGENDA DE LOS ARGENTINOS.  Esa es la raíz del problema y esa situación no es elección del Jockey Club ni de las entidades del turf; es la consecuencia de una política concreta dictada por los bingueros y demás amigos del poder hasta diciembre del 2015.  Ahogar al turf para tenerlo de rehen de sus dádivas.

 

En el año 2016 y 2017 las nuevas autoridades sin duda no han encontrado el camino para romper esa estructura mafiosa que maneja el juego en la Provincia.  Probaron con un joven que nos prometió el paraíso y dejó unas capas de pintura y unos palcos en HLP.  Pero no tocó su estructura de costos, su pista y siguió sometiendo a HLP y al HSI a normas de los años 60 y a un sistema de comercialización de apuestas, liderado por la Asociación, que no solamente ha probado una y otra vez su fracaso total, sino también actuar en forma contradictoria con sus propios fines, que eran luchar contra el juego clandestino y abrir agencias.

Este último año la Lotería tiene otro Presidente, que pareciera aún estar a la expectativa en cuanto a qué hacer con esta situación heredada.  Los hechos de los últimos 15 días no lo van a ayudar a convencerse que esta actividad merece ser ayudada con no menos de 900 millones de pesos por año.

Coincido con el llamado que hace Mónica Lopez al diálogo. Coincido totalmente.  Pero ese diálogo para ser fructífero tiene que tener por objetivo esencial, primordial e inmediato, romper la estructura mafiosa que ha llevado al mejor turf de Sudamérica y uno de los mejores del mundo a lo que vimos estos días.

Lo saludo con la consideración más distinguida.  

 

Un saludo,

José Nelson