SHARPER, O DE LA INFORMALIDAD DE LAS CUADRERAS AL HIPÓDROMO, DONDE LAS EXIGENCIAS SON OTRAS / Don Guima

Se habla de que Sharper, un caballo de 9 años con gran predicamento en los andariveles cuadreros , podría volver a participar de una competencia oficial luego de cuatro años de ausencia.

El caballo es uno de los mejores exponentes del anderground hípico, modalidad alternativa con gran arraigue popular y sonora aceptación mayormente en zonas del interior.

Sharper ganò quince o más pencas, despertando la idolatría del público ávida de tener un campeón.

Será aplaudido si decide dejar lo informal para reintegrarse a un circuito donde se corre con otras reglas que no son las de las cuadreras.

Todos los fines de semanas hay cuadreas en pistas del interior, apoyadas por nutridas concurrencias que con fervor apuesta de una manera que sería la envidia de los hipódromos grandes. No obstante, la informalidad con que se llevan adelante, sin control de doping como primer ejemplo, las exponen a la crítica, al punto que algunos sectores impulsan su prohibición.

Es menester que las cuadreras tengan un marco normativo que se adapte a los nuevos tiempos.