POSSE: "SAN ISIDRO NO SERÍA SAN ISIDRO SIN EL HIPÓDROMO" / Don Guima

Gustavo Posse es el más hípico de los intendentes. El anterior debe haber sido su padre, Melchor.

Posse es de asistencia perfecta a los Carlos Pellegrini para cumplir actos protocolares y, más aún, porque le gustan las carreras.

"Posse es de los nuestros", dicen jockeys, cuidadores y dirigentes, entendiéndose de los nuestros como que juega del lado de quienes aman los caballos.

Intendente del partido desde 1999, Gustavo dice y repite: “San Isidro no sería San Isidro sin el hipódromo. San Isidro no sería San Isidro sin carreras”.

El hombre conoce la problemática del turf desde adentro. Estuvo apoyando y destrabando momentos intensos del turf desde hace bastante. Cuando se promulgó la ley provincial del turf Posse ya estaba en su actual puesto.

Prefiere hablar de Fondo de Reparación el que recibe la hípica provincial antes que definirlo como una subvención. “Fue una ley por la que se le asignó una reparación a la industria del turf por el perjuicio que habían generado los bingos con tragamonedas”, memora y sostiene que  “sin máquinas el turf reverdecería”.

Hospital Central de San Isidro “Dr. Melchor Posse” se llama el hospital público que funciona en el partido, tiene 23.000 metros cuadrados y el turf ayudó a edificar, en épocas en las que se trasladaban algunos puntos de lo recaudado por apuestas a ese fin.

"El hipódromo nos ubica en el mundo. Es el sexto más importante", apunta Posse, y uno recuerda que entre Campo 1 y Campo 2 son 300 las hectáreas que el Jockey Club pone a disposición de la hípica. "Es una sabia decisión del Jockey Club haberlo mantenido”, agrega el funcionario.

Posse conoce todas las instancias de la cadena productiva del turf, por ser funcionario o vivirla de adentro en épocas de Las Camelias.

“San Isidro tiene un aficionado presencial a las carreras muy fuerte, con reuniones de hasta 50 o 60 mil personas” señala y vuelve a darle valor al hipódromo al mencionar que es uno de los tres puntos fuertes del distrito. “La Catedral, el hipodromo y la Costa son los tres iconos de San Isidro.”

 

Un saludo,

Julio Guimaraes