TURF TRUCHO O TURF LEGAL, ESA TAMBIÉN PUEDE SER LA CUESTIÓN / Don Guima

¿La necesidad tiene cara de hereje? Ocurrió días pasados cuando alguien que estaba de viaje y el equipo de sus amores jugaba la final de la libertadores, buscó en Internet, hasta que encontró, un link trucho que lo llevara directo a la cancha de Independiente. Sufrió primero y disfrutó después. Usó, para seguir con el argot futbolero, una ruta que gambetea lo legal.

 

La Plata es de los hipódromos argentinos que no admite la transmisión de carreras en directo por la web, ni en forma paga ni gratuita.  Pero no es el primero ni el último del mundo en adoptar esa política. El planeta está lleno de hipódromos cerrados a internet. La Plata, inclusive, pensó en emitir con diferencia de algunos  minutos la señal de sus carreras que van por el canal 850 para no darle el plato servido a los banqueros. Pero ese es otro asunto. ¿O el mismo?

 

Vuelvo al tema principal.  Yo mismo quise ver el debut de He Runs Away en Happy Valley hace un par de días pero la página del Hong Kong Jockey Club no lo permitía. Sí me recomendaba bajar una app, asociarse, abrir una cuenta, hacer un depósito y sólo después conectarme on live. Todo bien. Todo legal. Entre La Plata y el  HKJC hay una enorme distancia, pero los iguala el hecho que con diferentes estrategias los dos cuidan lo suyo.

 

Un saludo,

Julio Guimaraes