ELEVAR, LA EXPOSICIÓN INDIVIDUAL DEL ARTISTA MICHEL FASSI, LLEGA AL HIPÓDROMO DE PALERMO / Don Guima

Elevar es la exposición individual de Michel Fassi en Buenos Aires que tendrá lugar en el Hipódromo de Palermo, luego de haber realizado las muestras colectivas “Bela Graf” en Osaka, Japón en el 2013, y “Não é só futebol”, en Rio de Janeiro. Elevar reúne piezas de la serie que el artista trabaja desde hace 3 años para condensar su idea con una instalación y performance acompañada por 12 dibujos y mapping digital. Es un proyecto que fue declarado de interés cultural por el Gobierno de la ciudad de Buenos Aires.

La exhibición tiene como objetivo lograr un viaje de introspección en forma activa, mediante la interacción y circulación del público dentro de la obra y lograr en el espectado la  concientización sobre los tiempos vertiginosos de hoy en día.

Se presenta en un formato de fábula visual participativa, que utiliza como soporte la instalación, la performance y el mapping de imágenes. Por más fuerte que sea algo, puede llegar a  desaparecer. Algo que existe hace millones de años, que estamos acostumbrados a ver comúnmente, un día ya no está más, y después llega el lamento” comenta el artista sobre el objetivo de la obra.

 

Mediante una fábula visual, metáforas y recursos del surrealismo, se busca concientizar al público sobre la fragilidad de los bienes naturales y la conexión con su ser interior. La exhibición cuenta con 12 dibujos de animales y una estructura de una ballena gigante

con proyecciones internas, recreando la escena de una de las obras, donde los espectadores podrán ingresar e interactuar con ella y su movimiento va modificar tanto las proyecciones como el sonido.

Cada dibujo consiste en la figura de un animal central, que lleva en sí mismo distintos compartimentos donde vemos varios personajes que en cada obra se reiteran.

Se ven también, a modo de patrones, mujeres desarrollando actividades que buscan la elevación a un estado de conciencia superior, hombres con cetros y otros ornamentos que se reiteran en todos los dibujos. Cada uno de estos compartimentos representa un espacio sagrado, donde se desarrollan distintas experiencias. Dichos espacios, son recreados en la ballena, posibilitando una situación participativa para el público donde, mediante la ayuda de un Kinect y la ambientación de los espacios, el espectador experimenta esta búsqueda de “elevación” dentro de la obra, acercándose a la experiencia artística y de creación del autor.