LAS MEJORES CARRERAS SUDAMERICANAS NO INTEGRAN EL TOP 100 DEL MUNDO / Don Guima

Se sorprenden que no haya ninguna carrera sudamericana entre las consideradas cien mejores del mundo sobre las que se apoyan para armar el Longines World's Best Jockey 2017, que acaba de ganar el jockey Hugh Bowman.

Hay que recordar que el top 100 se construye con las carreras de Grupo 1 que más alto rating hayan tenido en los últimos tres años. Para lograr ese índice, se suma los ratings de sus primeros cuatro colocados y se hace el promedio, y luego otro.

El ordenamiento se realiza desde 2015, año en que el Qatar Prix de l’Arc de Triomphe encabezó el listado con una puntuación 125.75. Treve en 2013 y 2014, y Golden Horn, Caballo del Año en Europa en 2015, ayudaron a subir la valoración de la carrera francesa.

Entonces, lo siguieron el Breeders’ Cup Classic (124.33), el Juddmonte International Stakes (122.67), el LONGINES Breeders’ Cup Turf (122.50), el QIPCO Irish Champion Stakes (122.50), el Prince of Wales’s Stakes (122.25), el Japan Cup en asociación con LONGINES (121.25), el Prix du Haras De Fresnay- Jacques Le Marois (121.00), el AP Queen Elizabeth II Cup (120.83) y el QIPCO Champion Stakes (120.75).

Mientras las carreras sudamericanas no tengan un promedio alto, que surja de la categoría de los caballos que compiten, les será difícil entrar en el lote de las cien mejores. Acaso el Latinoamericano y el Pellegrini tengan las mejores chances de unirse al top 100 en el futuro. Luego, que los jockeys del mundo las utilicen para reunir puntos para su certamen mundial, será otra cosa.