EL ATLANTICO DIO VUELTA UNA CARRERA QUE SE LE HABIA COMPLICADO / Don Guima

El Atlántico dio vuelta una carrera que parecía tenerla perdida 150 metros del disco. Stivers, con Ricardo, lo había dominado y sacado ventaja para lucir como un ganador seguro del clásico Embrujo (L), en los 1600 m de San Isidro. Pero El Atlántico parece tener esa reserva vaya uno a saber donde guardada que le permite no darse por vencido aún vencido.

Faltaban 100 y El Atlántico volvió. Juan Villagra le pidió un esfuerzo final y el caballo se lo entregó. Recuperó posiciones, empardó a Stivers y le ganó por el pescuezo en el disco.

Villagra ganó decenas de carreras con Santa Elena; en el futuro usará menos esa chaquetilla, pues se cumplió un ciclo. Cuando se lo consulta, el jockey no tiene más que palabras de agradecimiento a Santa Elena y a su preparador por las oportunidades que le dieron. "Eternamente agradecido a la familia Roberti y a Alfredo Gaitán Dassié, porque hemos ganado muchas carreras y tuvimos muchas satisfacciones", no se cansa de repetir.

El Atlántico, un caballo que Santa Elena llevó alguna vez a remate pero quedó en sus manos, reprobada luego se siete meses y superó con bien esa circunstancia.

Quizá ahora hasta refundado su campaña. Se sospecha que varios nuevos triunfos suyos están por venir.