EL TURF SOLO TENDRÁ UNA OPORTUNIDAD SI SE UNE PARA DEFENDERSE Y BUSCA SALIDAS INTELIGENTES A SU CRISIS / Don Guima

Cambio el eje de la preocupación. O se sumo otra  más seria. Inmensamente seria. Del conflicto entre San Isidro y la Gremial por los 1000 pesos para el laboratorio y otras cuestiones que derivaron en la suspensión de la reunión del viernes, se paso al temor por perder el subsidio.

 

Quienes manejan información sensible venían anticipando hace algunas semanas sobre la existencia de un proyecto  para reemplazar la actual Ley del Turf, con la intención final de cambiar el millonario subsidio que recibe la hípica por algunas herramientas que le permitan generar recursos propios. El proyecto, que propondría una reducción en etapas, tendría el respaldo de “Pepin” Rodríguez Simón, quien observa con atención para Macri todo lo que se refiera al juego.

 

La preocupación  se acentuó frente al firme rumor de que por resolución la lotería bonaerense bajaría al mínimo permitido el porcentaje que le reconoce al turf del Fondo Provincial del Juego, que puede variar entre 15 y 9 puntos porcentuales. Caer hasta el piso implicaría 20 millones de pesos menos por mes, aseguran algunos técnicos. Eso y un terremoto sería lo mismo para los más importantes hipódromos bonaerenses.

 

Del “Todos para uno y uno para todos” de D’Artagnan y los Tres Mosqueteros debería aprender la hípica en estos tiempos conflictivos por venir.  En la taquillera  “Día de la Independencia”, donde todos los desiguales del mundo se juntaban para hacerle frente a la amenaza alienígena en pos del bien común, podrían agravar todos los sectores.

 

Quienes ven en las crisis una oportunidad, esperan que de esta se salga para adelante. “Cuando ya no podes bajar más, o te quedas en el fondo o comienzas a subir”, decía el domingo por la mañana un optimista que, como muchos, había leido el articulo de Ignacio Zuleta Clarín, titulado “Vidal lanza la guerra final contra el juego”

 

Tambien te puede interesar: https://www.clarin.com/economia/vidal-lanza-guerra-final-juego_0_rJqDs7p7f.amp.html

 

Un saludo,

Julio Guimaraes