GRITO DE AMOR SE FUE A DESCANSAR. VOLVERÁ A ENTRENAR EL AÑO QUE VIENE / Don Guima

Grito de Amor se fue al campo. Le van a venir bien las vacaciones a un potrillo que corrió, y ganó, carreras duras entre el primer y segundo semestre.

Puntero por vocación, Grito de Amor está relajándose en el haras Nicanor, de Francisco Katothy, y estará allí hasta febrero próximo. Y cuando retome el entrenamiento, se dedicará a ganar carreras en la milla.

Grito de Amor se impuso en el Gran Criterium y las 2000 Guineas, para bajar la guardia en la Polla y el Jockey Club.