ÚLTIMO MOMENTO. PROPIETARIOS PIDIÓ A LA LOTERÍA BONAERENSE QUE ORDENE A SAN ISIDRO SE ABSTENGA DE COBRAR $ 1000 A CADA CABALLO QUE ALLÍ PARTICIPE POR SERVICIO VETERINARIO Y LABORATORIO/ Don Guima

 

Don Guima tuvo acceso a una carta enviada por la Asociación de Propietarios de Caballos de Carrera al presidente del Instituto Provincial de Lotería y Casinos, Matías Lanusse.

 

En el texto, que se comparte a continuación, Propietarios le solicita intervenga y ordene al hipódromo de San Isidro abstenerse de cobrar por servicio veterinario y laboratorio la suma de mil pesos a cada caballo inscripto en su programación.

La misiva tiene fecha del miércoles 27 y recibida en mesa de entrada el viernes 29.

 

 * * * * * * * * * * 

"Nos dirigimos al Señor Presidente del Instituto, en su carácter de autoridad de aplicación, a fin de solicitarle la inmediata intervención respecto a las medidas adoptadas e informadas por comunicado de prensa del Hipódromo de San Isidro, este 22 de diciembre pasado, que se adjunta al presente.

- El “comunicado del Jockey Club” que desata la legítima oposición

Anunció el Hipódromo San Isidro que la Comisión de Carreras resolvió a partir del 1ro. de enero de 2018 cobrar por “Servicio veterinario y laboratorio” la suma de $1.000.-IVA incluido, a cada caballo que corra en todas las carreras con excepción de los clásicos, con la finalidad de destinar el producido de esta imposición, a financiar una inversión en el laboratorio de análisis químico del Jockey Club Argentino y que tramita su certificación internacional ante la IFHA.

Así también comunicó que dispuso “Implementar un premio del 6to al 12do. puesto de $1.600.-a cada uno en todas las carreras con excepción de los clásicos. En caso que la comisión a percibir sea inferior al valor de la monta perdida se respetara el monto de esta última”.

Es decir, con esta pauta se advierte que se pagará como marcador rentado los $1.600, y de los cuales el Jockey Club Argentino absorberá $1.000, quedando para el propietario $600.

 

- Infantil mecanismo contable

De un elemental análisis del tema, puede advertirse que “el plan” de la Comisión de Carreras del Hipódromo de San isidro, consiste en cobrar una inscripción a todos los participantes de una carrera y crear un marcador rentado diferencial del 6to al 12do puesto al que accedan los competidores a una competencia -y de esta forma computarlo a los porcentajes que por ley debe distribuir en premios- y por otro descontarlo de la liquidación en concepto de supuesta contribución altruista, obviamente solo en apariencia.

 

- Afectación “larvada o encubierta” de los porcentajes legales correspondientes a premios.

El Hipódromo tiene la obligación legal de distribuir en premios (1) el 9% de las apuestas del público y (2) los fondos que provienen de la subvención, que como reparación, aportan otras actividades lúdicas. Sin lugar a dudas, nos encontramos ante la flagrante violación a la ley, que amerita –en caso de concretarse-que la autoridad de aplicación realice una amplia investigación, pues no debe pasar por alto que se trata de fondos públicos, susceptibles de ser malversados, circunstancia que por sí solo justifica la impostergable intervención del Instituto.

Más allá que mantenemos la postura en relación a la imposibilidad de que los Hipódromos cobren inscripciones, nos encontramos ante una forma oblicua de violar la ley en cuanto a los porcentajes de distribución en premios. A su tiempo podemos avanzar demostrando el intento "infantil y larvado" de la transferencia de plata que corresponde a la bolsa de premios al marcador rentado para otros fines

- Únicos ingresos que según la ley puede percibir los hipódromos.

Tiene prohibido cobrar inscripciones. Como el Señor Presidente sabe, la ley de Turf no solo fue la herramienta oportuna para atravesar la crisis en la que todavía se encuentra inmersa el sector sino que también significó una verdadera regulación de la actividad en la Provincia de Buenos Aires.

En la actualidad, las únicas fuentes legales que regulan el Turf en los Hipódromos oficiales de la Provincia de Buenos Aires son (1) la ley Nro. 13.253, (2) el decreto 2.854/2005, las distintas (3) resoluciones emanadas del instituto de Lotería y Casinos y (4) el Reglamento General de Carreras.

Tan es así, que el artículo 33 del decreto 2.854/2005 derogó toda otra norma que se oponga a lo dispuesto en la ley de turf y su reglamentación, inclusive el Decreto 500/80 que aprobó el convenio celebrado con fecha 20 de marzo de 1980 entre el Ministerio de Economía y la Asociación Civil Jockey Club de Buenos Aires para la explotación del Hipódromo de San Isidro.

De conformidad a lo establecido por la ley 13.253 los ingresos provienen de:

1- la retención a las apuestas del público -hasta el diecisiete por ciento (17%) de conformidad a lo dispuesto por el artículo 11 de la ley 13.253. Es decir se aumentó del 15% a 17% la retención para gastos de explotación.

2- del aporte del Fondo Provincial del Juego (actualmente del 30% de conformidad con lo dispuesto por la resolución 2525/2014 del Instituto Provincial de Lotería y Casinos de la Provincia de Buenos Aires (Art. 11º).

3- de la captación de juego de otras competencias oficiales de hipódromos del país (artículo 19º de la ley). 4- de la comercialización al exterior la señal de reuniones hípicas y el producido que es en un 100% para el Hipódromo (artículo 20).

5- de los ingresos originados en las agencias hípicas, cuya titularidad le concedió también la ley de turf (artículo 23).

Mientras el Artículo 24 autorizó a que los Hipódromos puedan administrarlas en forma directa u otorgar el gerenciamiento de las mismas. Pueden también recibir apuestas por intermedio de las agencias oficiales de lotería (Artículo 27).

6- de la comercialización de denominados juegos "masivos" a través de las agencias de lotería de la Provincia (artículo 28).

7- de la realización de espectáculos y eventos en sus predios que no afecten la actividad hípica principal (artículo 16).

Tal como se señalara en una nota anteriores dirigidas al Instituto, el Jockey Club NO puede cobrar inscripciones, aunque las denomine como quiera, siempre esa percepción es ilegal.

- Los gastos del servicio veterinario y control antidoping deben ser solventados por los Hipódromos.

Una de las obligaciones a cargo de los hipódromos es contar con un servicio veterinario y un centro de control antidoping propio o a cargo de entidades provinciales o nacionales, pues las competencias hípicas están sujetas a esos controles de conformidad a lo dispuesto en los art. 3º, inc. c) y art.4º-inc.a) del decreto reglamentario –Nro. 2.854/2005- Obviamente que todos los gastos por servicio veterinario y doping, para el buen desenvolvimiento de las carreras hípicas, según la normativa vigente, están a cargo de los hipódromos provinciales.

Ninguna posibilidad existe, de que ese cargo lo afronten los propietarios, sobre todo cuando la excelencia de centro de Control Antidoping es realmente una inversión que puede legítimamente realizar el Hipódromo con los fondos que recibe de la Provincia, que justamente deben ser aplicados a ese tipo de realizaciones y no a atender a otros gastos corrientes.

La autoridad de aplicación no debe permitir que con dinero de los propietarios se capitalice el explotador del Hipódromo. No es ajeno a nuestra Asociación de Propietarios, que el actual autorizado a desarrollar la actividad hípica en el Hipódromo se encuentra en tratativas para trasladar sus responsabilidades a un gerenciador internacional. Realmente, dentro de ese contexto, sacarle a todos los propietarios más de un millón de dólares de sus posibles ingresos, con el pretexto de la inversión en el laboratorio de excelencia, que de concretarse las negociaciones que se encuentran en marcha será utilizado por los nuevos administradores, merece un montón de apreciaciones que exceden el marco de esta presentación.

Solo debemos agregar, que Dios ilumine a las autoridades del Jockey Club y les permitan rever las desacertadas decisiones que sistemáticamente vienen adoptando.

PETITORIO: Por las razones expuestas, solicitamos al Instituto:

1- Que de inmediato intervenga y ordene al Hipódromo de San Isidro de abstenerse de cobrar por servicio veterinario y laboratorio a cada caballo inscripto en su programación, la suma de $1000-Iva incluido, decisión unilateral ilegal que condiciona y perjudica a la actividad hípica en general.

2- Que para el caso que implementen la medida, aplique las sanciones previstas en la ley, del artículo 32, que incluyen hasta la caducidad de la autorización o concesión.

Sin otro particular, saludamos muy atentamente.