PARA DIEGO QUIROGA, DE APHARA, AL ACTUAL GOBIERNO NO LE INTERESA EL JUEGO HIPICO. FUE A LA LOTERIA PROVINCIAL PARA PEDIR TRAGAMONEDAS PARA SAN ISIDRO/ Don Guima

El despacho de Diego Quiroga en la sede de APHARA tiene los típicos adornos del de un sindicalista de extracción peronista. Un cuadro de Juan Domingo Perón en la pared; otro de Evita y el de Lorenzo Miguel; también una foto de su padre, Miguel Quiroga; un póster del Papa y, más chico, un banderín de Racing Club. A la derecha de su sillón, un monitor de TV sintonizando las carreras de San Isidro. A mano, la Palermo Blanca.

 

Quiroga es el secretario general de la Asociación del Personal de Hipódromos, Agencias, Apuestas y Afines de la República Argentina. En su escritorio hay pilas de papeles. Da la sensación de que hay trabajo. El gremialista aceptó una entrevista con Don Guima para pasar revista a la actualidad del turf argentino desde la óptica de su sector.

 

-Se escucha que pronto habrá una federación que aglutine a varias entidades del turf. ¿Cuál es la necesidad?

-Para trabajar en conjunto sobre temas comunes y particulares que nos preocupan.Para unir y ser una sóla voz. Para poner freno al avance que está habiendo contra el juego. Estamos Alegre (empleados mensuales del hipódromo de La Plata), Arce (profesionales de La Plata), Verón (vareadores de La Plata), quizá Passaglia, Ferro (Gremial de San Isidro), Profetta (vareadores), nosotros, y dos sectores de Aleara.

 

-¿Quién pensás que avanza contra el juego?

-La política, esta política; la anterior tal vez también, pero sólo para algunos. Si antes las cosas estaban mal y ahora se cree que están bien, lo será en papeles o administración, pero no en la actividad.

 

-¿El gobierno está en contra del juego de las carreras?

-Si, dicho por la loteria provincial, por Matias Lanuse, su presidente.  "A mi la hípica me representa el 2,6 % del total del ingreso. Y a ese 2,6 le tengo que descontar el subsidio", me dijo. No le mueve el amperímetro. Demasiado interés no le da. Pero lo que no entiende ni Lanuse, ni Elizalde, el anterior presidente de la lotería nacional, o García Santillán, el actual de Lotba, es que los caballos no son máquinas, los jockeys no son robots. Para que haya caballos se necesitan veterinarios, peones, gente que trabaje en la cría, alimentos, laboratorios, trasportes, prensa, trabajadores en el hipódromo.

 

-¿Vos decís que lo desconocen?

-Noo. Sí, lo saben. Pero, palabra de la gobernadora, 70.000 personas no le importan. 70.000 tomando la vieja encuesta de Mora & Araujo.

 

-Que si la actualizan en una de esas te sorprendes. ¿Por eso aparece la UATRE, para demostrar que hay más trabajadores en el sector hípico y justificar entonces los pedidos?

-No sólo por eso. El caballo nace en el campo y el que está en el campo es el peón.

 

-Pero la UATRE nunca formó parte activa.

-Pero siempre se charló con ellos

 

¿-Cómo justificás que APHARA nunca haya participado en mesas de decisiones con dirigentes de otras entidades hípicas y ahora sí fuesen convocados? ¿Los ninguneaban?

-A los empleados siempre nos dejan para después, pero ni mi viejo ni yo hubiésemos permitido que nos ninguneen. Nuestra responsabilidad es con la cuestión salarial. Lo importante para nosotros es la fuente de trabajo.

 

-¿Cuando tu gremio salió a cortar Libertador porque escucharon que podía subir el impuesto al juego lo hacían para defender a la patronal?

-Salimos a cuidar la fuente. No es que nos ponemos del lado de la patronal; no dejamos de ponernos del lado del trabajador, con la diferencia de que a veces, según quienes están del otro lado, les pueden importar muy poco los trabajadores. Si vamos  a una privatización de Palermo, por ejemplo, primero tenés que garantizar los puestos de trabajo.

 

-¿Esas acciones después son agradecidas? ¿ Les suben el sueldo a los empleados?

-Nunca esperamos nada a cambio. No pedimos ni esperamos nada a cambio. Ahora, si el gobierno sale a decir que le dona cien millones de pesos al Jockey Club, vamos a ir con el presidente del club para decirle que nosotros somos 200 y pico de trabajadores y que considere la posibilidad de un bono, de un premio, algo para los 200 que somos.

 

-¿Te acordas el procedimiento de crisis de Palermo, cuando sacaron las gateras y la llevaron a la calle Santiago del Estero y hubo represión policial? ¿Hubo un gracias, entonces?

-Hubo varias manifestaciones de reconocimiento públicas de parte del hipódromo. Más adelante, cuando acampamos frente a la lotería, pedimos que nos acompañe con la salud de la gente; con poder darle a todos los trabajadores una buena prestación médica.

 

-La hípica pasa tiempos de vacas flacas. ¿Por eso se justifica que tu gremio haya salido a pedirle a la lotería provincial que desactive el subsidio a Criadores? ¿Lo hubiesen hecho en épocas de bonanzas también?

-Antes no lo hubiese dicho. Si hay para repartir mil millones no me interesa que se repartan, siempre y cuando primero se solucionen otros perjuicios. No pido más.

 

-Pero vos saliste a pedir que a Criadores no le den más...

-¿Basado en que? Yo tuve una conversación con Matias Lanuse. Le dije "Charlemos informalmente, tenemos la misma edad. Vengo a pedirte máquinas tragamonedas para el hipódromo de San Isidro". Me dijo que eso es algo que el ejecutivo no quiere. "Perfecto, entonces subime el subsidio...".

 

-Momento. ¿San Isidro sabía que fuiste a pedir eso?

-Después lo supo. Si le cae bien o mal no me interesa, pero tampoco siempre se puede seguir con un salvavidas de plomo denominado subsidio, que hoy te lo doy o mañana te amenazo con que te lo saco, te presiono o lo congelo. Obviamente sabíamos la respuesta por las tragamonedas. Entonces le pedí que subiera el fondo de reparación histórica; que distribuya el techo permitido. Me dijo que no hay plata. Luego, le dije que veamos la forma de generar un recurso para cubrir el 10 % de recargo que tienen las agencias hípicas.

 

-¿No es tapar a un santo para destapar a otro?

-Lo que pasa es que yo me baso en lo que dice la ley del turf. El artículo 13 habla de la eliminación del 10 %  de recargo en las agencias hípicas para el público apostador. En 13 años de ley ni los funcionarios anteriores ni lo actuales hicieron algo. Pero también me voy al artículo 30 donde dice que los únicos a percibir los subsidios son los 5 hipódromos provinciales y los ocho gremios del turf; no habla de nuevas entidades.

 

-¿Puedo no creer que no estaban al tanto de que Criadores recibía un porcentaje, como APHARA lo dijo en una solicitada de hace una semana?

-Lo que no teníamos era el texto de la resolución.

 

-¿Porque lo piden ahora y no antes?

-Antes la lotería te decía que iba a buscar las formas para solucionar problemas; ahora te dice a todo que no. Entonces vayamos a lo que dice la ley. Todos los meses aparecen criadores nuevos. Agarrás un campo baratito, buscas tres yeguas madres baratas y sos criador.

 

-Nadie compraría un campo para cobrar un subsidio.

-¿Noo? ¿Seguro? No sabemos. Todos los meses aparecen haras nuevos. Igual, no está contemplado en el espíritu de la ley. Los que luchamos por la ley, en ese entonces, fuimos los hipódromos y los gremios que estábamos en la calle, en la puerta de la lotería y la legislatura, con los caballos y las gateras.

 

-¿Qué pasó durante la época en que el subsidio estuvo congelado? ¿Ustedes salieron a pedir que lo descongelen?

-Sí,  hubo pedidos desde la comisión de seguimiento. Firmamos todos. Igual somos conscientes que no se distribuye el total que se debe.

 

-Sabías que la respuesta de la lotería provincial sería no a los slots

-Tampoco le fui a pedir 4000; si nos diera máquinas haríamos hipódromos competitivos. Y ese dinero del subsidio se lo puede quedar el Estado.

 

-¿Te da lo mismo que los trabajadores a los que  representas sean de hipódromos sólo con slots o sólo con caballos con tal de tener fuentes de trabajo?

-No se trata de tener fuentes de trabajo por tenerlas o hacer mal las cosas por tener fuentes de trabajo. Queremos que sean controladas. San Isidro no daría para 4000 máquinas; quizá solo para 1500.

 

-¿Te sentis mal cuando las fuerzas vivas del turf no han pedido consensuar todavía un plan de necesidades y soluciones para presentarlas a Lanusse?

-Si, pero no me quedo de brazos cruzados.

  

-¿Querés más agencias o más Turfitos y Pingazos?

-El Pingazo y el Turfito es un negocio de los hipódromos; a mi me importan las fuentes de trabajo de las agencias hípicas.

 

-¿No pensás que haber ido a lotería con tu pedido de tragamonedas es haber sacado los pies del plato, olvidando las rondas donde se buscaba un plan común para presentarlo?

-Algunos salieron a difundir lo que se estaba hablando en esas reuniones, cuando pensábamos que se trataba de un pacto de caballeros donde primero teníamos que tener algo consensuado y después comentarlo. Yo esperé hasta el final. Y como la solución no apareció fui a la lotería a pedir lo que corresponde.

 

-¿Fuiste solo o te mandaron?

-Fui solo; pedí la audiencia personalmente. Inclusive a Lanusse le ofrecí hacer una reunión con todos los sectores en nuestro gremio.

 

-¿Cómo lo ves al apostador?

-Lo veo desmoralizado. Dim esperanza de decir voy a las carreras y me salvo. No hay un cambio generacional. Lo digo desde hace más de 12 años.

 

-¿No te parece que somos campeones mundiales en hacer diagnósticos y no en encontrar soluciones

-Creo que hay soluciones para dar. El Estado las tiene, pero no se porqué no las da.

 

-¿La gobernadora tiene el juego entre ceja y ceja?

-Para la gobernadora es plata fresca todos los días; es la segunda recaudación. Acordate que a mediados del 2000 el problema de los docentes se solucionó con la renovación de las licencias de los bingos bonaerenses. Muchos sectores del juego apoyaron al gobierno actual y acompañaron la campaña.

 

-Nombres

-Capaz que son sociedades. Los cheques seguro que no salían con nombres y apellidos.  No tiene el juego entre ceja y ceja lo tiene entre el bolsillo y las necesidades económicas de la provincia. Yo le diría (con ironía) que disuelva la lotería, que no haya más venta de quinielas, Prode, hipódromos, casinos y que esas fuentes de trabajo las solvente desde el Estado. Si la recaudación de la lotería va a salud, a hospitales, a educación, a comedores, a fines más necesitados, significa que la recaudación de lotería es importante.

 

- ¿Y va esos fines?

-Es lo que dicen, pero yo sigo viendo a más de un funcionario de la bonaerense con armamento del año 68. ¿Vos sabés dónde va?

-No, pero si puedo saber dónde va la plata del juego sucio y no justamente para comprar chalecos para la policía.

-Debería publicarse el destino de esos fondos; pero no en el Boletín Oficial, sino donde la gente lo pueda leer.

 

-¿Alentás a que la gente apueste?

-Nunca al extremo de llegar a la ludopatía. Creo en el control. No más casas de empeño frente a los casinos de Mar del Plata.

 

-¿Qué te parece que el caso de Eduardo Ferro, reelecto tantas veces en Profesionales? ¿Qué te parece un gremialista que se quede tantos años en el puesto?

-No me gusta hablar de otros dirigentes con respecto a sus posturas internas de los sindicatos en vez de hablar de las situaciones en general del turf. Escuché varias veces que no se presentaría más. Si ahora dice que lo va a firmar y poner por escrito,  para mi tiene que ver con el último resultado. Una elección tan pareja con la otra fracciones porque están existiendo nuevas ideas y hay gente descontenta.

 

-¿El estatuto de APHARA qué dice para tu cargo? ¿Cuántas reelecciones admite?

-No tiene límites. Me quedan dos años de mandato, hasta octubre de 2019. Por ahora, ninguno acá está pensando en presentarnos otra vez.

 

Un saludo,

Julio Guimaraes