DEMANDAN A VETERINARIOS POR ADULTERAR FECHAS DE RAYOS X PARA LAS SUBASTAS DE KEENELAND / Don Guima

Un artículo firmado por Greg Kocher en el Lexington Herald Leader, da cuenta de algo que ya había circulado el año pasado en circuitos hípicos y que ahora cobra notoriedad por ventilarse en páginas destinadas crónicas de interés general.

Dice Greg Kocher que “de acuerdo con una demanda presentada el jueves en el Tribunal de  Fayette, algunos veterinarios en el Hagyard Equine Medical Institute de Lexington alteraron intencionalmente las fechas en que se tomaron las radiografías digitales de caballos para la venta "para que pareciera que se habían realizado dentro de las tres semanas de  la venta. De hecho, esas radiografías eran más antiguas que eso ", alega la demanda.

"Los rayos X digitales originales fueron destruidos intencionalmente y eliminados de las máquinas de radiografías móviles por esos mismos veterinarios", dice la demanda.

“Keeneland mantiene un repositorio de las radiografías. Los compradores confían en esas radiografías cuando compran caballos allí  y otras subastas. Las radiografías deben enviarse 21 días antes de que se venda el caballo en la subasta anual de Keeneland y 15 días antes de que se vendan los caballos en otras ventas.

"Una serie de radiografías "establece un valor en estos caballos  para que las personas puedan decidir cuánto quieren pagar por ellos", dijo el veterinario de Kentucky Deb Spike-Pierce. Como resultado de los rayos X alterados, "ofertar por los caballos en la venta de Keeneland era, en esencia, el equivalente funcional de jugar a la ruleta rusa", afirma la demanda colectiva.

"Si esos rayos X no son válidos, no se sabe qué animal se está comprando", dijo Mason Miller, el abogado de Lexington que presentó la demanda. "Es tan importante que las condiciones de venta en Keeneland exijan a los vendedores y consignatarios que garanticen que esas radiografías son exactas o que un comprador tiene derecho a rescindir la venta" Entonces, si se hubiera sabido y las pruebas no hubieran sido destruidas, cada comprador podría haber pedido su dinero de vuelta ".

La demanda dice que "miles de compradores" participaron en la venta basándose en su creencia de que el repositorio de rayos X contenía registros auténticos, y "si hubieran sabido que era una farsa, nunca habrían participado en la venta en primer lugar”, dicen.

La demanda busca dinero para todas las víctimas presuntamente defraudadas.

Además de Hagyard Davidson McGee, la demanda también nombra a los veterinarios Michael T. Hore, Robert J. Hunt, Dwayne Rodgerson y Michael Spirito, que son todos socios en Hagyard Davidson McGee. La firma de contabilidad Dean Dorton Allen Ford, que proporciona servicios de informática y tecnología de la información para Hagyard, también es nombrada como demandada.

Keeneland no figura como acusado "porque no tengo ninguna evidencia hasta la fecha de que supieran que esto estaba ocurriendo", dijo Miller. "Por lo que entiendo, estaban sorprendidos y no muy contentos de saber que esto había estado sucediendo dentro de su repositorio".

"Además, "John Does 1-100", que representan a vendedores y consignadores de caballos no identificados que se venden en Keeneland, están listados como acusados.

"Un residente de Illinois llamado Tom Swearingen, un comprador y entrenador de caballos, es el demandante que presentó la queja.

"Swearingen solo pagó más de $ 400,000 por 24 caballos desde enero de 2007 hasta septiembre de 2016, según una lista incluida en la demanda.

"Si se hubiera enterado de los rayos X alterados, Swearingen "no habría participado en la venta de Keeneland en primer lugar y nunca hubiera comprado ninguno de los caballos mencionados", dicen en el pleito.

"La demanda no alega que los compradores compraron caballos que fueron lesionados de alguna manera.

"No lo sabemos porque los veterinarios destruyeron todos los registros de rayos X originales", dijo Miller. "No sabemos si un comprador compró un caballo que estaba en una condición diferente a la que se muestra en la radiografía o no. Y nunca podremos saberlo porque la gente que alteró fraudulentamente las radiografías destruyó la evidencia ".

"Algunas de las acusaciones en la demanda presentada el jueves se hicieron públicas a través de una demanda de 2017 presentada en el Tribunal de Fayette. No se ha programado una fecha de prueba en ese caso. Algunos veterinarios presuntamente admitieron haber modificado las fechas de los rayos X a la Junta de Examinadores Veterinarios de Kentucky.

"El código de conducta ética de esa junta directiva dice que los veterinarios "no deben involucrarse en fraude, engaño o tergiversación en la práctica de la medicina veterinaria".

Keeneland vende alrededor de quinientos millones de dólares en pura sangre en sus ventas anuales de caballos, y se pagan más de $ 25 millones en comisiones y honorarios a los consignadores, vendedores, veterinarios y a la agencia de ventas, dice la demanda.

(Greg Kocher ha estado en el Lexington Herald-Leader desde 1997. Cubre los tribunales estatales y federales, y algunas noticias de última hora. Desde 1997 hasta 2016, fue un reportero regional)